14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

La auditoría no ha detectado ninguna irregularidad en el área de Traumatología de Inca

El también presidente del Colegio de Médicos asegura que no pedirá la destitución de Bestard

Lunes, 17 de octubre de 2011, a las 16:53

Antoni Benassar, jefe del Servicio de Traumatología del Hospital de Inca y presidente del Colegio de Médicos.

Redacción. Mallorca
El presidente del Colegio de Médicos de Baleares y jefe del Servicio de Traumatología del Hospital de Inca, Antoni Bennàsar, ha destacado que la auditoría realizada al área que dirige y cuyos resultados le fueron comunicados este viernes revelan que no se ha detectado ninguna irregularidad en su departamento, y desmiente, de esta forma, el posible engorde de las listas de espera, o el negocio con las prótesis y las horas extraordinarias.

En rueda de prensa, Bennàsar ha explicado que este viernes le fueron entregados tanto el resultado positivo de la auditoría, como su destitución. En este sentido, ha indicado que cuando le preguntó al director general del IB-Salut, Juan José Bestard, por los motivos del cese, éste le contestó que “no tenía nada que ver” con la auditoría y, además, alegó una supuesta “falta de confianza” que, posteriormente, no supo justificar.

No obstante, el también presidente del Colegio de Médicos, quién ha afirmado no saber a qué pueden responder estas diferencias de Bestard con él, ha manifestado que más adelante le comunicaron que la decisión sobre su destitución había sido revocada y, por tanto, actualmente continúa en el cargo como jefe de Traumatología.

No pedirá la destitución de Bestard

En cualquier caso, ha revelado que no pedirá la destitución de Bestard. “Si es porque no le gusta que sea presidente del Colegio que lo diga, pero no tengo ni idea del por qué de esta pérdida de confianza”, ha manifestado Bennàsar, quien ha reiterado que nunca ha buscado la “confrontación directa con nadie”.
Bennàsar, quien ha admitido que las últimas semanas han sido “muy duras” por las noticias aparecidas en los medios de comunicación, ha detallado en una extensa comparecencia los diferentes aspectos analizados en la auditoría “más dura, consistente y seria” realizada durante los últimos 20 años en el Ib-Salut.

En 13 páginas y un anexo de 460 hojas, la auditoría analiza la actividad asistencial y funcional del servicio de Traumatología como, por ejemplo, las guardias, listas de espera, material, gasto farmacéutico o las nóminas, entre otros aspectos.

En este sentido, ha explicado que el informe concluye que “en ningún momento” se ha perjudicado la actividad de la mañana para primar la realización de las tareas en horario vespertino, o que no se han hecho “trampas” en las listas de espera, puesto que se mantienen en unos “rangos normales”, consiguiendo reducirse desde principios de año.

En relación a las guardias y en referencia a la posibilidad de que se hubiesen “hinchado”, ha indicado que ha habido una media similar a las registradas durante los últimos tres años y, sobre las nóminas, ha destacado que ha quedado demostrado que “cobramos lo que nos merecemos, nada más”.

Niega negocio con las prótesis

Bennàsar ha hecho hincapié también en que las compras son siempre gestionadas por la Dirección de Gestión del centro, que da el visto bueno o no a las peticiones. En este sentido, ha negado un posible negocio con las prótesis y ha remarcado que el informe determina que no ha habido irregularidades entre el consumo y la implantación de prótesis.