Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

La Academia de Medicina Baleares presenta “Topografía del Hospital militar de Mahón”

Es una obra inédita de Antonio Hernández Morejón, médico e historiador de la medicina, en reproducción facsímil

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Alfonso Ballesteros, académico numerario dela Ramib.

Redacción. Barcelona
La Real Academia de Medicina de Cataluña (RAMC) ha presentado “Topografía del Hospital militar de Mahón”, obra inédita de Antonio Hernández Morejón, en un acto conjunto organizado con la Real Academia de Medicina de las Islas Baleares (Ramib).

Alfonso Ballesteros, académico numerario y ex presidente de la Real Academia de Medicina de las Islas Baleares, ha presentado este volumen, el quinto de una colección de facsímiles que ha publicado la Ramib en colaboración con otras entidades, como el Instituto Menorquín de Estudios.

El facsímil original, depositado en la RAMC, ha sido transcrito por la historiadora Eva Canaleta Safont, del Grupo de Investigación de Historia de la Salud IUNICS de la Universidad de las Islas Baleares.

Además del documento original, la nueva edición incluye otros escritos relacionados con el Hospital General de Mahón, además de una biografía de Antonio Hernández Morejón que ha preparado Ballesteros.

Después de presentar la obra, Ballesteros ha hablado de la figura de Antonio Hernández Morejón al que ha descrito como “un personaje importante para la historiografía médica española y también para la medicina”. Nacido en un pueblo de Valladolid, estudió Medicina, y en 1803 consiguió una plaza de médico en el Hospital Militar de Mahón.

Francesc Bujosa, catedrático de historia de la ciencia de la Universidad de las Islas Baleares y académico numerario de la Ramib, ha presentado la obra historiográfica de Hernández Morejón.

El académico ha hecho una reflexión y ha hablado de tres disciplinas: la filosofía de la ciencia, la sociología de la ciencia y la historia de la ciencia, todas ellas muy relacionadas con el estudio de la historia de la medicina, y ha analizado los límites de cada una de ellas. Bujosa dice que ha optado por una “solución ecléctica”: recurrir en cada caso a la materia que le era más útil para el tema que tenía que estudiar.