Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30
Martes, 10 de noviembre de 2015, a las 09:30
Al menor y más desconocido de los Abarca Cidón jamás le llamó la atención la Medicina. Por eso prefirió dirigir su vida profesional por la senda empresarial en una decisión, reconoce, ‘encarrilada’ por sus padres. Alejandro Abarca compagina ambos mundos desde la Dirección de Recursos Corporativos de HM Hospitales, la empresa familiar por excelencia de la sanidad española.

Proviene de familia sanitaria y, sin embargo, usted es el único que no ha estudiado una carrera de Ciencias de la Salud. ¿Qué le llevó a cursar Derecho y Administración y Dirección de Empresas?

Fue un poco de rebote. Hay gente que tiene una vocación clara, como la de ser médico, pero no era mi caso. Con 18 años no tenía claro lo que quería estudiar, pero sí me educaron clarísimamente bajo la idea de empresa familiar.

Al contrario que mis hermanos, cuando era pequeño la empresa ya estaba creada. Eras lo que vivía en casa. Esa idea de poder fortalecer algo que fue fundado por mis padres, compartido por mis hermanos y que luego vamos a dejar a los siguientes es, probablemente, lo que más marcó mi carácter. Mucha gente que estudia Derecho o Empresariales lo hace porque no tiene claro a qué dedicarse. ¿Por qué en concreto esta titulación? Fue una decisión muy dirigida por mis padres.

¿De quién partió más la sugerencia: de su madre o de su padre?

No fue una recomendación, sino algo mucho más sutil. Por una parte, Derecho porque mi padre estaba todo el día de pleitos. Corría el año 95, y todo lo que estaba pasando con el Hospital de Madrid y la comunidad de propietarios de Montepríncipe resultó durísimo. Entonces mi padre siempre me decía que tenía que estudiar esta disciplina.

La parte empresarial me llegó por mi madre. Era médico y se tuvo que convertir rápidamente en gestora, algo que hizo maravillosamente bien. Por ello, ante la ausencia de una vocación clara y sabiendo que lo que quería era ayudar al conjunto, la pieza que más faltaba era esta.

Acceda a la entrevista completa

Lea la nueva edición de 'Revista Médica'