18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

“Hace dos años que España no hace una contribución en la lucha contra el sida”

Percibe cierta relajación por parte de la Administración con esta enfermedad

Sábado, 23 de marzo de 2013, a las 15:51

Ricardo Martínez Platel / Imagen: Pablo Eguizábal
Vanessa López, directora de Salud por derecho, ha explicado a Redacción Médica los objetivos de su organización, que pasan por la lucha contra el sida, alcanzar una sanidad universal y una apuesta mayor por la ciencia. A pesar del contexto económico actual cree que es posible cambiar algunos aspectos que contribuyan a alcanzar estas metas.

Vanessa López explica los objetivos de su organización.

¿Qué es Salud por derecho y qué objetivos persigue?
Salud por derecho es una organización sin ánimo de lucro, una fundación de incidencia política y nuestro mandato es contribuir a hacer realidad el derecho a la salud de todas las personas en los países empobrecidos. Tenemos tres objetivos fundamentales: ayudar a que todo el mundo tenga acceso a un paquete básico de servicios de salud de calidad, algo que hoy en día no ocurre; ayudar a la prevención y cuidados para el VIH; y por otro lado impulsar la ciencia biomédica para la salud en un modelo que sea capaz de poner productos biomédicos que sean accesibles.

Ustedes abogan por un seguro de salud universal.
Sí. Es una forma comunicativa de hablar de que todo el mundo debería tener acceso a un paquete básico de servicios de salud en los países más pobres. Somos conscientes de que el derecho a la salud no es únicamente el acceso, sino que también es un entorno saludable, el tener la información relacionada con la propia salud… Independientemente del lugar donde se viva hay que tener acceso algunas cosas básicas que pueden resolver gran parte de las causas de mortalidad.
 

La directora de Salud por derecho pide más compromiso a la comunidad internacional.

Conciliar esta idea con el contexto económico actual parece complicado.
No es una idea loca. En los últimos meses la comunidad internacional viene acuñando un término que se llama “cobertura universal de salud” que lo que pretende es que todos los países puedan crear sistemas de cobertura universal. El problema es que este objetivo puede que sea una aspiración, pero no una realidad en los países más pobres. Sin embargo, con la crisis económica estamos viendo como países de renta media están haciendo esfuerzos muy importantes. Pero los países ricos están retrocediendo. Es un reto porque es un objetivo muy ambicioso, pero consideramos que el contexto político es favorable. Si todos los países de la comunidad internacional contribuyeran en un ejercicio de responsabilidad compartida podría ser factible.

¿Ven posible la instauración de una Tarjeta Sanitaria Universal?
Hemos visualizado este objetivo de que todo el mundo tenga al menos acceso a una cobertura básica de salud en la tarjeta sanitaria porque es algo que podemos identificar. Sí es posible, aunque es cierto que no es algo para dentro de dos días. Es un objetivo muy a largo plazo y es factible si se dan condiciones como que los países se organicen para poner de manera operativa su responsabilidad a la hora de hacer efectivo el derecho a la salud.

Han sido críticos con el RD 16/2012, que  ha supuesto un cambio importante desde el punto de vista sanitario para algunos colectivos. 
Salud por derecho siempre ha sido una organización enfocada a los países empobrecidos, porque el derecho a la salud ya estaba garantizado en España. Pero con la entrada en vigor RD 16/2012 colectivos especialmente vulnerables como son las personas irregulares están fuera de la atención normalizada. Hemos sido críticos y hemos apoyado a grupos que tradicionalmente han venido trabajando en esta cuestión.  Salud por derecho se está planteando contribuir de una manera efectiva y responsable a esta nueva realidad en España.

Dentro de sus programas también hacen especial hincapié en la lucha contra el sida.
Siempre hemos pensado que la lucha contra el sida era un aspecto fundamental tanto lo que tiene que ver con el abordaje de la salud pública y es un elemento clave para tener una visión de lo que es desarrollo humano. Fue el origen de la organización y por eso hemos luchado porque hubiera fondos contra la epidemia. Y también hemos abogado porque haya una mayor inversión a nivel político en la búsqueda de una vacuna efectiva.
 

Vanessa López cree que los países se han relajado en la lucha contra el sida.

¿Perciben cierta relajación por parte de la Administración sobre esta enfermedad?
Absolutamente. Tanto lo que es en el abordaje nacional, como en el compromiso internacional. España llegó a ser el cuarto donante del fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, y desde hace dos años no hace una contribución.

Su apuesta por la ciencia es clara, en un momento donde la partida en este ámbito ha sido reducida.
La ciencia es clave para poder tener herramientas médicas para luchar contra las enfermedades. Es uno de los objetivos de Salud por derecho desde el principio. Es necesaria más inversión en salud global y en las enfermedades que afectan a países más pobres. No tiene sentido recortar la investigación en España, puesto que no solo es importante lo que puede significar para la salud, sino también supone un doble beneficio de apoyar al crecimiento económico del país. No solo hay que hablar de inversiones, sino de cómo se hacen. Hay elementos de mejora en el sistema de innovación y hay que enfocarlo más en las necesidades reales de la población.

De hecho, realizaron una valoración sobre los presupuestos de 2013.
Para una entidad como Salud por derecho estamos muy preocupados por los recortes que desde hace años viene sufriendo el presupuesto de ayuda internacional. España ha sido un país reconocido por la gran solidaridad y sus aportaciones, pero estamos profundamente preocupados porque el recorte ha sido muy desproporcionado.

¿Quiénes componen el patronato?
Lo componemos tres fundadores: Manuel Rodríguez, que es el presidente; Javier Cortegoso y yo, que ejerzo de secretaria del patronato, y somos los que nos encargamos de gestionar la fundación. Venimos del ámbito de la cooperación al desarrollo y que hace años vimos que era importante empujar la voluntad política de los gobierno para luchar contra el sida y para hacer del derecho a la salud una realidad.

¿De dónde proviene la financiación de Salud por derecho?
Nos financiamos íntegramente por fondos privados. Tenemos a día de doy un presupuesto pequeño y somos apoyados por fundaciones internacionales y donantes particulares, que esperemos que se vayan incrementando.