Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Gobierno y fabricantes se unen para promover buenas prácticas en la publicidad de bebidas alcohólicas

El convenio se enmarca dentro de la estrategia de promoción de hábitos saludables

Viernes, 28 de enero de 2011, a las 12:02

Redacción. Toledo
La Consejería de Salud y Bienestar Social, la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) y la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial, (Autocontrol) han suscrito un convenio de colaboración para el fomento de buenas prácticas en la publicidad de bebidas alcohólicas.

José Luis López, en el centro, junto al el director general de la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial, José Domingo Gómez (izquierda), y el director ejecutivo de la federación española de Bebidas Espirituosas, Bosco Torremocha.

Así, el director general de Ordenación y Evaluación, José Luis López, el director ejecutivo de FEBE, Bosco Torremocha y el director general de la Asociación para la Autocontrol, José Domingo Gómez, han sido los encargados de presentar esta iniciativa que, enmarcada en la estrategia de la Consejería de Salud y Bienestar Social de promover hábitos de vida saludables y prevenir el consumo de bebidas alcohólicas entre los menores, quiere contribuir a erradicar la publicidad encubierta o engañosa sobre las bebidas alcohólicas y evitar un uso abusivo de las mismas en grupos de riesgo como pueden ser los jóvenes y los conductores.

El acuerdo, que incluye la creación de una Comisión de Seguimiento que garantizará la aplicación del código ético de autorregulación publicitaria de FEBE en Castilla-La Mancha, supera y amplia los límites legales, somete a las empresas asociadas al organismo estatal de bebidas espirituosas a un estricto sistema de control de sus mensajes publicitarios y podrá ser revisado periódicamente por las partes.

El control del cumplimiento de este código, que la federación nacional de bebidas alcohólicas FEBE empezó a aplicar en 1999 en toda España, se realiza a través de un comité de expertos independientes formado por Autocontrol que analiza si un anuncio es lícito o no de acuerdo con las normas establecidas y la legislación vigente en materia de publicidad.

Asimismo, las compañías anunciantes envían voluntariamente el contenido de sus mensajes previamente a su difusión a Autocontrol para que esta entidad verifique que se adaptan a la normativa vigente y a los compromisos de responsabilidad de las empresas y, en el caso en que se produzcan controversias entre las firmas anunciantes y los consumidores o que éstos planteen reclamaciones, se facilita su resolución extrajudicial de manera pactada. De este modo, las empresas se aseguran de la idoneidad y ética de todas sus comunicaciones comerciales.

Para José Luis López, quien valoró positivamente la colaboración y el trabajo conjunto desarrollado durante años con FEBE, erradicar el consumo indebido de alcohol es un fenómeno muy complejo que requiere tanto de la implicación de diversos agentes sociales como abordar diferentes líneas de acción, y una de ellas es sin duda el control publicitario y la solución pactada”.

En este sentido, el responsable regional calificó este acuerdo como un “importante instrumento” para garantizar que los mensajes comerciales de las bebidas alcohólicas se ajusten al mercado al que quieren llegar desde la responsabilidad y la protección a los grupos de riesgo, y aseguró también que “desde la Consejería haremos todo lo que esté en nuestra mano para acabar con los problemas sociales derivados del consumo indebido de alcohol”.

Por su parte, Bosco Torremocha agregó que “somos los primeros interesados en que nuestros productos se consuman de manera sensata y responsable, como lo hace la mayoría de los españoles y se mostró partidario de la tolerancia cero en los consumos de alcohol de conductores y menores de 18 años”.

Finalmente, José Domingo Gómez señaló que esta entidad privada, que gestiona el cumplimiento de los compromisos de responsabilidad y la ética de las empresas anunciantes, verifica cada año alrededor de 5.000 piezas publicitarias sobre bebidas alcohólicas, atiende unas 8.500 consultas previas a la emisión de los anuncios y facilita la resolución extrajudicial de las controversias que puedan suscitarse entre éstas y la sociedad en general de las que el pasado año se resolvieron más de 1.500 sin litigios.