Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:50

Gobierno y Cataluña pactan la ‘no agresión sanitaria’

Sáenz de Santamaría y Durán i Lleida se reunieron el martes para evitar recursos mutuos ante el TC

Miércoles, 13 de junio de 2012, a las 23:56
Redacción. Madrid

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida y la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Si el pasado martes las Administraciones sanitarias estatal y catalana aseguraban que el euro por receta no sería recurrido por el momento, un día más tarde se ha pronunciado el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para anunciar que las diferencias entre Gobierno y Cataluña se resolverán en una Comisión Bilateral. El objetivo de esta será evitar, mediante el diálogo, los recursos mutuos ante el Tribunal Constitucional (TC): el del Estado contra el euro por receta catalán y el del Gobierno de Mas contra el RD 16/2012.

La decisión, a mediados de julio

Las bases de este diálogo fueron establecidas el pasado martes en una reunión mantenida entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, quienes acordaron, según ha informado el diputado catalán, abrir un periodo de diálogo para que la Comisión Bilateral tome una decisión en la segunda mitad de julio.

Desde Hacienda y Administraciones Públicas han precisado que cuando en esta Comisión se firma el inicio de las negociaciones, se prolonga de tres a nueve meses el plazo para recurrir la ley en cuestión al Constitucional, lo que "da tiempo" a la búsqueda del acuerdo. El pasado 16 de mayo, fue el equipo de Artur Mas el que propuso "un inicio de negociaciones" al tener discrepancias sobre la reforma sanitaria planteada en el RD 16/2012, mientras que el citado Ministerio hizo lo propio por las dudas de constitucionalidad que tiene el Gobierno acerca del cobro de un euro por receta, el pasado 28 de mayo.

La última Comisión de estas características se celebró en julio de 2011, pese a que el Ejecutivo catalán negociaba entonces con un gobierno socialista que acababa la legislatura. El reglamento, sin embargo, establece que debe celebrarse dos veces al año.