Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Farmaindustria recurre la decisión del Sescam de retirar del Turriano la prescripción de 133 medicamentos

Ha ampliado un recurso contencioso-administrativo que ya tenía abierto desde marzo de 2010

Miércoles, 13 de abril de 2011, a las 16:40

Redacción. Toledo
Como adelantó Redacción Médica, Farmaindustria ha recurrido este miércoles la retirada por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) de 133 medicamentos del programa de prescripción de los médicos, denominado Turriano. La patronal innovadora denuncia que con la iniciativa farmacéutica autonómica estos fármacos no se podrán recetar electrónicamente, y considera que esta decisión se ha adoptado "de forma unilateral" y supone la "ruptura de la cohesión" del sistema de salud.

José Ramón Luis-Yagüe,
de Farmaindustria.

Así lo ha indicado el director de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe, que ha señalado que el recurso ahora presentado es una ampliación del abierto en marzo de 2010 por retirar esta misma comunidad de los ordenadores la prescripción de cuatro medicamentos, aunque ha reconocido que esta nueva medida "que tiene un alcance mucho mayor".

Según ha apuntado, tras destacar que la patronal no descarta interponer todas las acciones que el ordenamiento jurídico permita,  la decisión de Castilla-La Mancha de retirar la prescripción de estos 133 medicamentos, que corresponden a 31 principios activos y que solo se podrán prescribir en receta papel, supone "un paso muy importante en la ruptura de la equidad y la cohesión" del Sistema Nacional de Salud, además de "una discriminación muy importante" para los pacientes de la región.

Ha criticado también José Ramón Luis-Yagüe que, apelando a criterios economistas, se haya optado por esa retirada "de manera unilateral" y con total "falta de transparencia", por lo que ha instado a las autoridades sanitarias de la comunidad autónoma a que "recapaciten" sobre esta medida "y la dejen en suspenso", ya que ocasionará, además, "un daño" relevante a la propia industria farmacéutica innovadora.

Baile de Medicamentos

Por su lado, el director de Departamento Técnico de Farmaindustria, Emili Esteve, ha destacado que esta medida supondrá cambiar muchos tratamientos a los pacientes de Castilla-La Mancha, que verán dificultado el acceso a determinados medicamentos, lo cual supondrá un "riesgo" y un "baile de cambios" en envases, colores o formas de los medicamentos.

Tras criticar que un paciente tenga ahora que dejar de tomar un medicamento que habitualmente tomaba "porque un señor, que no es el médico, ha decidido que se prescriban con dificultad", ha alertado del "riesgo" que supondrá la medida para los profesionales sanitarios, que ahora "tendrán que entretenerse" en recoger en las aplicaciones informáticas esta modificación, y en hacer a mano una receta que puede que no quede recogida en el historial del paciente.

Finalmente, el responsable del Departamento Técnico de Farmaindustria se ha referido al "problema" que precisamente supone esta medida para la industria, que aunque teniendo medicamentos legales y autorizados en toda España pero "aquí su prescripción será interrumpida por una razón que no es sanitaria, es burocrática", sin saber los criterios ni la temporalidad que ha decidido la Administración regional para esta medida.

Un impacto de 40 millones de euros en la industria innovadora

José Ramón Luis-Yagüe ha precisado, además, que el impacto que tiene en la industria las medidas adoptadas en Castilla-La Mancha está próximo a los 40 millones de euros, a pesar de que en muchos casos la diferencia entre el medicamento que se prescribía y por el que será sustituido "es mínima" en cuanto a precios, mientras que en otros casos era incluso "inferior".

En cualquier caso, como han explicado ambos representantes de Farmaindustria, hay otras comunidades autónomas que "sobrepasan el ámbito de sus competencias y de la gestión de la prestación sanitaria" con la adopción de determinadas medidas, que también han sido recurridas por la patronal. Es el caso de Galicia, País Vasco, Cantabria, Aragón o Extremadura.