13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Familiares de enfermos de alzhéimer reclaman un reconocimiento “económico” para los cuidadores

Su presidente ha pedido la creación de unidades terapéuticas comarcales

Lunes, 29 de septiembre de 2014, a las 17:41
Redacción. Santiago de Compostela
El presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (Fagal), Juan Carlos Rodríguez, ha reivindicado la necesidad de que las personas que asumen la labor de cuidadoras sean reconocidas “económicamente”, al tiempo que ha abogado por la creación de unidades terapéuticas comarcales para garantizar una atención “de proximidad”.

El presidente de Fagal, Juan Carlos Rodríguez (primero por la izquierda), durante su comparecencia en la Comisión no permanente de políticas sobre discapacidad del Parlamento.


Rodríguez, que ha comparecido en la Comisión no permanente de políticas sobre discapacidad del Parlamento gallego, ha subrayado que las asociaciones de este colectivo trabajan con las personas y las familias desde la “convicción” de que constituyen “un pack indivisible”. De hecho, ha apuntado que la gran mayoría de cuidadores son familiares. Además, ha incidido en que el 70 por ciento de estos cuidadores son mujeres, y en la mayor parte de los casos, asumen la tarea en solitario. También ha recalcado que el 27 por ciento superan los 65 años y que se dan supuestos en los que “personas con alzhéimer cuidan a otras personas con alzhéimer”.

Así, ha incidido en la necesidad de velar por la situación de estos cuidadores y formales. “El pago de la cuota de la Seguridad Social es una reivindicación histórica que habrá que volver a plantear en algún momento”, ha remarcado, al tiempo que ha advertido de la necesidad de adoptar políticas “especializadas” para cada fase de la enfermedad.

Del mismo modo, ha apuntado que en una región con un elevado índice de envejecimiento y dispersión resulta preciso garantizar una atención próxima con unidades terapéuticas comarcales, que deberían adaptarse a las necesidades de cada zona específica. “No pedimos un centro de día en cada comarca, sino ver qué es necesario, si servicios de ayuda a domicilio o talleres”, ha dicho, y se ha mostrado partidario de “reflexionar sobre los municipios que hay”.

“Preocupación” por el copago

Por otra parte, y a preguntas de los diputados de la oposición parlamentaria, el presidente de Fagal ha reconocido su “preocupación” por los retrasos en el diagnóstico del alzhéimer y por los copagos en cuestiones como las plazas en centros de atención. En este sentido ha abogado por diferenciar “entre liquidez y patrimonio que no se puede convertir en capital”-

También ha hecho hincapié en que, al margen del envejecimiento y la dispersión, en Galicia las pensiones son más bajas que en el resto del Estado, si bien ha reconocido que se ha avanzado en cuestiones de estrategia social y, pese a la crisis, “se ha seguido aumentando el número de plazas” en los centros. “Pero esta es una cuestión sociosanitaria”, ha enfatizado, para reconocer que la Consejería de Trabajo  y Bienestar “ha dado pasos” y que Sanidad debe avanzar en “convertir en prioridad” esta enfermedad. “Tenemos una bomba que está empezando a explotar y lo hará en los próximos años si no actuamos”, ha alertado en relación a la evolución del envejecimiento.