19 de septiembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 13:00

Europa da un toque a España para que blinde los datos sanitarios electrónicos

El consentimiento del paciente, principal barrera para el desarrollo del registro

Lunes, 08 de diciembre de 2014, a las 16:30
Redacción. Madrid
Un informe de la Comisión Europea ha desvelado que en España existe un déficit legislativo que impide la expansión de los registros de datos sanitarios. Los problemas relacionados con la interoperabilidad, el acceso y el intercambio de datos de salud con otras regiones o Estados miembros, son calificados como un desafío clave.

El papel de la UE para instaurar herramientas específicas que faciliten el trasvase de información entre las regiones y los profesionales de la salud adquiere relevancia para  compartir protocolos que garantizarían el cumplimiento de la competencia en el mercado interno.

Aunque el documento reconoce las buenas prácticas de España para el despliegue de los registros de datos sanitarios, los marcos institucionales son insuficientes,  y existen prácticas y comportamientos del paciente que se han convertido en los desafíos para la implementación de eHealth. En el caso español, las comunidades autónomas desarrollaron sus propios sistemas de salud y el acceso a los registros electrónicos en diferentes maneras, pero ha habido una armonización de los contenidos mínimos que parece suficiente para compartir información entre ellos.

Sin embargo, las principales barreras para el desarrollo de un sistema integrado eHealth en Europa parecen ser vinculada al consentimiento del paciente. El texto incluye la posibilidad de aplicar el consentimiento para la cesión de la salud y los datos personales con algunos de los requisitos de seguridad y con restricciones. Se entiende que el paciente en consulta da el consentimiento para el registro de datos electrónicos sanitarios y se considera implícitamente. Es decir, una autorización para que el profesional de la salud pueda tener acceso a la información incluso si el paciente no está en consulta.

Actualmente se está desarrollando la identificación y la firma digital para permitir el consentimiento de forma sencilla. En cuanto a la creación, el acceso y la actualización de los registros de datos sanitarios, España tiene una barrera a superar en relación con el comportamiento y la práctica de los profesionales sanitarios sobre el uso del DNI electrónico personal como la identificación segura para tener acceso a esta información

La tecnología detrás de las medidas de seguridad y, en particular, los certificados electrónicos, tanto para los pacientes y los profesionales de la salud es caro, por lo que el informe invita a que  la inversión económica necesaria para la eSalud sea mayor.

ENLACE RELACIONADO

Acceda al informe de la Comisión Europea