Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Encuentro de Parlamentarios de País Vasco

La presidenta del Parlamento autonómico, Bakartxo Tejeria, ha inaugurado la jornada

Miércoles, 16 de octubre de 2013, a las 12:55

Carlos Cristóbal / Imagen: Pablo Eguizábal. Vitoria
“Una atención de calidad requiere la coordinación de lo sanitario y lo social”. De esta forma se ha encargado la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria, de abrir el Encuentro de Parlamentarios de Salud y Políticas Sociales del País Vasco, celebrado en Vitoria bajo la organización de Sanitaria 2000 con la colaboración de Biogen Idec. En el acto, cuyo lema es ‘Hacia una nueva estructura de coordinación sociosanitaria’, Tejeria ha asegurado que “nos encontramos en un momento social de muchos cambios, y debemos estar preparados para responder a las necesidades de los ciudadanos”.

De izquierda a derecha, José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Bakartxo Tejeria, presidenta del Parlamento vasco; y Beatriz Perales, directora de Relaciones Institucionales de Biogen Idec.

La presidenta del Parlamento, que ha agradecido a Sanitaria 2000 la organización de una jornada gracias a la que se podrá llevar a cabo una “interesante reflexión” sobre el presente y el futuro del modelo sociosanitario del País Vasco, ha incidido en la necesidad de “innovar en los modelos de gestión”. “En pleno Siglo XXI, se hace imprescindible pensar en el modelo sociosanitario que queremos para nuestra sociedad”.

Bakartxo Tejeria.

Tejeria ha estado acompañada en el acto de inauguración por José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; y Beatriz Perales, directora de Relaciones Institucionales de Biogen Idec, que ha destacado el trabajo que parlamentarios y sociedad vasca en general están realizando para conseguir “una sanidad más eficiente y justa”. Tejeria, por su parte, ha asegurado que dicho trabajo debe estar orientado a mantener la figura del paciente como “eje central del sistema sanitario”.
 

“Nuestra obligación es responder a las necesidades de aquellas personas que requieren una atención de carácter sanitario y social, y hacerlo de una manera coordinada”, ha indicado, asegurando que solo a través de dicha sinergia se puede alcanzar el objetivo. “No se puede prestar una verdadera atención de calidad sin que los ámbitos sanitario y social trabajen desde la colaboración”.
 

El presidente de la Comisión de Salud y Consumo, Carmelo Barrio, junto a las parlamentarias Eva Blanco (EH Bildu), Miren Josune Gorospe (PNV); Blanca Roncal (PSE) y Laura Garrido (PP).

El presidente de Sanitaria 2000, José Maria Pino; y el viceconsejero de Salud, Guillermo Viñegra. A la derecha, el parlamentario del PNV Kerman Orbegozo; y Usua Cilveti, secretaria del Colegio de Médicos de Guipúzcoa.

El presidente del Colegio de Médicos de Vizcaya, Cosme Naveda, junto a los vicepresidentes Ángel Alayo y Juan Gondra; y el coordinador sociosanitario del Departamento de Salud, José Antonio de la Rica.

De izquierda a derecha, Emilio Sola, asesor de Políticas Sociales del Gobierno vasco; Luis Casado, coordinador territorial sociosanitario de Vizcaya; Lourdes Zurbanogoicoetxea, coordinadora sociosanitaria autonómica; y Mercedes Muñiz, directora general de Inserción Social en la Diputación de Vizcaya.

En la imagen del lado izquierdo, Ricardo López, director general de Sanitaria 2000, junto al director de Farmacia del Departamento de Salud; Iñaki Betolaza. A la derecha, la secretaria del Colegio de Farmacia de Álava, Milagros López de Ocáriz y l presidente de dicha entidad, Pedro Rivero.

El presidente de Sanitaria 2000, José María Pino, y Beatriz Perales, directora de Relaciones Institucionales de Biogen Idec, han acompañado en la inauguración a la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria.

Los parlamentarios vascos abogan por un sistema sociosanitario integral

El progresivo envejecimiento de la población, cuyo resultado es un protagonismo cada vez mayor para el enfermo crónico, se ha convertido en uno de los grandes retos a asumir por los sistemas sanitarios. Precisamente a este tema, y a la importancia que ha cobrado la atención sociosanitaria, se han referido expertos de diferentes ámbitos durante el Encuentro de Parlamentarios del País Vasco. Así, los parlamentarios de cuatro grupos han destacado la importancia de una correcta coordinación del sistema sanitario y el de servicios sociales para optimizar el servicio tanto en términos de calidad como en lo económico.

De izquierda a derecha, los participantes en la mesa de parlamentarios: Blanca Roncal (PSE); Miren Josune Gorospe (PNV); Carmelo Barrio, presidente de la Comisión de Salud; Eva Blanco (EH Bildu); y Laura Garrido (PP).

El presidente de la Comisión de Salud, Carmelo Barrio, se ha encargado de moderar una mesa en la que se ha sacado una conclusión clara: la eficacia de la asistencia sociosanitaria depende de la capacidad de coordinación entre la estructura sanitaria y la de servicios sociales. En esa dirección se ha manifestado la parlamentaria del Grupo Nacionalista Vasco, Miren Josune Gorospe, quien ha asegurado que “hay que prestar una atención sin fragmentación”. “La ley establece la necesidad de cooperación entre los agentes, y la transversalidad es fundamental para ello”.

La representante de EH Bildu, Eva Blanco, ha destacado en su intervención la sintonía existente entre los grupos parlamentarios en lo que respecta a este tema. “El punto de vista es común, por lo que no habrá problemas para llegar a acuerdos”, ha afirmado antes de hacer hincapié en que la apuesta en asistencia sociosanitaria no puede estar sometida a la situación económica: “Está claro que hay que racionalizar, pero la prioridad tiene que ser un servicio de carácter integral”.

Miren Josune Gorospe.

Eva Blanco.

Blanca Roncal.

Laura Garrido.

La socialista Blanca Roncal ha reiterado la idea de la necesidad de un sistema coordinado, pero ha querido dejar claro que ello no significa que dejen de ser autónomos. “Las dos redes tienen que trabajar juntas, pero desde su independencia particular”, ha afirmado  a la vez que ha lamentado la falta de estructura del sistema de servicios sociales. “No se puede establecer una cartera de servicios sociosanitarios cuando los servicios sociales no están definidos”, ha argumentado, denunciado que dichos servicios están sometidos a cada partida presupuestaria.

El PP ha estado representado en esta mesa por Laura Garrido, que al igual que el resto de intervinientes ha dado el máximo nivel de prioridad a las políticas encaminadas a las políticas de prevención y formación a la ciudadanía.  “El envejecimiento y el cambio de patrón obligan a plantearse el modelo”, ha indicado destacando, a su vez que dichos planteamientos deben fijarse también en lo económico “para permitir su permanencia en el futuro”. De esta manera, ha apostado por hacer “más esfuerzos” en coordinación “por cuestiones de calidad y sostenibilidad”. “El resultado debería traducirse en una atención eficiente  configurada con visión de futuro”, ha concluido.

A la izquierda, José María Pino, presidente de Sanitaria 2000, junto al presidente de la Comisión de Salud, Carmelo Barrio. En la imagen de la derecha, Juan María Aburto, consejero de Políticas Sociales vasco.

José Luis Madrazo, director de Política Familiar y Desarrollo Comunitario; Lidia Milibia, directora de Servicios Sociales; Noemi Ostoleza, asesora de Empleo y Políticas Sociales; e Íñigo Pombo, viceconsejero de Política Social.

Arantza Aiaritza, coordinadora sociosanitaria de la Diputación de Guipúzcoa; Txelo Pére, directora de Atención a la Dependencia y la Discapacidad de la dicha Diputación; el viceconsejero de Salud, Guillermo Viñegra; y Salvia Hierro, directora de la Fundación Etorkintza.

Miguel Ángel Gasteurrutia, vicepresidente del Colegio de Farmacia de Guipúzcoa, junto a Pilar Lecuona (derecha), presidenta del Colegio de Enfermería de la misma provincia e Inmaculada Sánchez, tesorera de dicha entidad.

Miren Josune Gorospe, parlamentaria del PNV; y Eva Blanco, de EH Bildu.

Laura Garrido y Blanca Roncal, portavoces en materia sanitaria de PP y PSE, respectivamente.

 El director de la Fundación vasca de esclerosis múltiple, Pedro Carrascal (en el centro), posa junto a Javier Martínez y Silvia Estévez, de Biogen Idec.

Los componentes de la mesa de parlamentarios, antes del comienzo de sus intervenciones.

País Vasco implantará en 2014 su sistema de información sociosanitaria en residencias

El Departamento de Salud ha anunciado la implantación del sistema de información e historia clínica única, ‘Osabide’, en varias residencias de tres territorios diferentes de la comunidad. La iniciativa, que se pondrá en marcha en enero de 2014, ha sido bien recibida por los representantes de las administraciones, que sin embargo han remarcado la necesidad de determinar las funciones de este ámbito a través de la creación de una cartera de servicios.

Mercedes Muñiz, directora general de Inserción Social de la Diputación de Vizcaya; Marta Alaña, diputada de Servicios Sociales de Álava; Íñig Pombo, viceconsejero de Políticas Sociales; Gloria Sánchez, presidenta de la Comisión de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda; Ander Rodríguez, diputado de Política Social de Guipúzcoa; José Antonio de la Rica, coordinador sociosanitario del Departamento de Salud; y Eduardo Maiz, de la Asociación de Municipios Vascos.

Esta iniciativa, que ha copado la mesa de debate sobre el tema en el Encuentro de Parlamentarios del País Vasco organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Biogen Idec, llevará el sistema de historia clínica única a tres o cuatro centros de cada uno de los tres territorios seleccionados para su puesta en marcha a través de un programa piloto. De esta manera, el nuevo servicio se sumará a la estructura de Osabide, compuesta por el visor de historia clínica ‘Global Clinic’; la historia clínica en Atención Primaria ‘Osabide AP’; y la historia en atención especializada y futura historia única, ‘Osabide Global’.

Con la integración del nuevo sistema en residencias, desde los Departamentos de Salud y Políticas Sociales se pretende establecer un marco de colaboración del que se beneficiarán los pacientes, que tendrán una atención sociosanitaria integral; y la Administración, que tendrá un mayor control sobre el gasto farmacéutico y de material sanitario. Entre sus objetivos están establecer una colaboración que tenga al paciente como eje de la atención; integrar fórmulas de funcionamiento y calidad asistencial comunes; y establecer una línea de estilo de actuación común.

El viceconsejero de Políticas Sociales, Álvaro Pombo, ha valorado de forma muy positiva esta medida, aunque ha querido dejar claro que “en materia sociosanitaria, aún tenemos mucho por andar”. Asimismo, ha declarado que más importante aún que el sistema de comunicación en sí mismo es diseñar una “pequeña” cartera de servicios en la que se definan cuáles son sus competencias exactas.

Los representantes de políticas sociales de las diputaciones presentes en la mesa, Mercedes Muñiz, Ander Rodríguez y Marta Alaña, han mostrado una postura similar a la de Pombo, subrayando que un sistema de información es “necesario, pero insuficiente para vertebrar el sistema sociosanitario”. En ese sentido, la más directa en sus declaraciones ha sido Alaña, diputada de Servicios Sociales en Álava y para quien “la coordinación entre los sistemas sanitario y social es importante, pero lo es más aún entre las instituciones de que dependen”.

A la izquierda, el viceconsejero de Políticas Sociales, Íñigo Pombo. En la imagen de la derecha, la presidenta de la Comisión de Empleo y POlíticas Sociales, Gloria Sánchez.

Los responsables de Politica Social de las tres diputaciones: María Alaña (Álava), Ander rodríguez (Guipúzcoa) y Mercedes Muñiz (Vizcaya).

En la imagen de la izquierda, el consejero de Polticas Sociales, Juan María Aburto (derecha) junto al viceconsejero Íñigo Pombo. A la derecha,  Lidia Milibia, directora de Servicios Sociales y Emilio Sola, asesor de Políticas Sociales.

Iñaki Betolaza, director de Farmacia del Gobierno vasco; Miguel Ángel Gasteurrutia, vicepresidente del Colegio de Farmacia de Guipúzcoa; y Ángel Garay, presidente del Colegio de Farmacia de Álava.

El jefe del Servicio de Neurología del Hospital Basurto, Alfredo Rodríguez-Antigüedad, junto al director gerente de la Fundación Vasca de Esclerosis Múltiple, Pedro Carrascal. A la derecha, Ricardo López, director general de Sanitaria 2000, saluda al consejero Aburto.

El presidente del Colegio de Médicos de Vizcaya, Cosme Naveda (en el centro), junto a Íñigo Pombo, viceconsejero de Políticas Sociales y Juan María Aburto, consejero de dicho departamento.


Cartera de servicios e historia compartida componen el futuro sociosanitario vasco

“Lo que hace 20 años era una cuestión de excelencia, ahora se ha convertido en una obligación demandada por los ciudadanos”. De esta manera se ha referido a la evolución del ámbito sociosanitario el coordinador del Departamento de Salud, José Antonio de la Rica. De este modo, ha destacado la “cultural de colaboración” entre las administraciones vascas dentro de este ámbito, a la vez que ha señalado al establecimiento de una cartera de servicios conjunta y una historia clínica compartida como retos de cara a un futuro próximo.

"País Vasco tiene cultura de colaboración sociosanitaria".

"La coordinación es una necesidad demandada".

De la Rica, que ha ofrecido la conferencia ‘Atención sociosanitaria en el País Vasco: realidades y perspectivas’, enmarcada en el Encuentro de Parlamentarios organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Biogen Idec, ha destacado que “llevamos 25 años de cultura colaborativa en el ámbito de lo sociosanitario”. “A partir de ahí se han generado una serie de productos a través de los que se han ido adquiriendo unas características concretas”, ha añadido.

“La coordinación entre el ámbito sanitario y el de servicios sociales es una necesidad sentida por las instituciones, y que además es demandada por los ciudadanos”, ha indicado el coordinador sociosanitario vasco, que se ha referido al documento marco del Consejo Vasco de Atención Sociosanitaria para el establecimiento de un modelo “sostenido, coordinado y sostenible” que esté centrado en la personas y de respuesta “a los compromisos adquiridos por los poderes públicos”.

De la Rica destaca la importancia que tiene crear una historia compartida.

De este modo, ha analizado las líneas estratégicas a seguir, compuesta por un total de 68 acciones de carácter cooperativo entre los dos ámbitos. Entre los aspectos más destacados se encuentra la definición de una cartera de servicios sociosanitarios, así como el establecimiento de un sistema de comunicación conjunto y la realización de proyectos basándose en la colaboración. “Debemos definir el concepto de prestación sociosanitaria y catalogar cuáles debemos desarrollar para completar un marco de mínimos”, ha asegurado De la Rica antes de destacar la historia sociosanitaria como aspecto fundamental “para disponer de una información compartida”.

El desarrollo de la Atención Primaria sociosanitaria también ha tenido su parcela de protagonismo durante la conferencia, en la que se han destacado los actuales puntos fuertes y débiles del sistema vasco. Así, entre las fortalezas se encuentran la dotación de un marco de colaboración para las administraciones con los Consejos Territoriales Sociosanitarios, así como la cofinanciación de productos a tres bandas entre los ámbitos autonómico, foral y municipal. Del mismo modo, la escasa sistematización de prácticas y consiguiente inequidad en el acceso a determinados servicios, se encuentran entre los aspectos a mejorar.

El tratamiento de la esclerosis múltiple provoca un gasto de hasta 40.000 euros por paciente y año

El Encuentro de Parlamentarios del País Vasco, organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Biogen Idec, ha estado centrado en la atención sociosanitaria y las ventajas de un modelo coordinado de atención en diversas patologías. Entre ellas se encuentra la esclerosis múltiple, primera causa de incapacidad en personas jóvenes, y sobre la que el jefe del Servicio de Neumología del Hospital de Basurto, Alfredo Rodríguez-Antigüedad, ha impartido una conferencia en la que ha destacado la pérdida de calidad de vida tanto en pacientes como en cuidadores.

Alfredo Rodríguez Antigüedad, jefe del Servicio de Neurología del Hospital de Basurto.

“Las enfermedades neurológicas, y en particular la esclerosis múltiple, son un importante generador de demanda social”, ha señalado Rodríguez Antigüedad, que ha destacado el hecho de que a ello se añada que son “muy frecuentes” y no tienen posibilidad de curación. “Hay algunos tratamientos para intentar minimizar sus efectos, aunque en la mayor parte de los casos son de carácter preventivo de la discapacidad, no de la enfermedad”, ha indicado asegurando que “el objetivo de los profesionales que se enfrentan a un paciente de estas características es hacer que pueda llevar una vida normal durante el mayor tiempo posible”.

En su conferencia, el jefe del Servicio de Neurología del Hospital de Basurto se ha referido a la esclerosis múltiple por ser una enfermedad “discapacitante” y que tiene la particularidad de empezar durante la juventud, con el consiguiente aumento de los años de discapacidad. “No requiere el mismo tipo de atención un paciente al que se diagnostica alzheimer a los 80 años que otro que a los 25 ya tiene esclerosis múltiple” ha agregado señalando que se trata de la primera enfermedad en la tasa de discapacidad en personas jóvenes.

Entre los aspectos sociales de la enfermedad, Rodríguez-Antigüedad ha destacado las repercusiones personales y familiares, que producen un descenso en la calidad de vida de los pacientes. Asimismo, también se tienen en cuenta las consecuencias sanitarias, con un  gasto medio de hasta 40.000 euros por paciente y año en estados avanzados de la enfermedad para los diferentes sistemas sanitarios europeos.