16 nov 2018 | Actualizado: 10:30

Empresas biotecnológicas y grupos de investigación se encuentran para potenciar la transferencia de tecnología

“Es el tiempo de hacer el esfuerzo para que la ciencia de calidad se transfiera al tejido productivo”

Lunes, 23 de mayo de 2011, a las 18:59

Enrique Pita/Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El Centro Nacional de Biotecnología ha acogido un encuentro entre empresas del sector y grupos de investigación para potencial el conocimiento mutuo entre ambos agentes. Una iniciativa puesta en marcha por la Plataforma Española de Mercados Biotecnológicos que servirá para mejorar la colaboración entre ambos, y que repercutirá en la mejora del modelo productivo, según ha señalado Ángel Caballero, vicepresidente adjunto de Transferencia del Conocimiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. “Es el tiempo y el momento de hacer el esfuerzo para que la ciencia de calidad se transfiera al tejido productivo”, ha recalcado Caballero.

Juan Tomás Hernani: “La transferencia de tecnología no es un proceso lineal”.

Ángel Caballero:“Esta es una iniciativa importante para lograr la transferencia de conocimiento”.

En este sentido, el secretario general de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación, Juan Tomás Hernani, ha señalado que “la imbricación del desarrollo científico con el tejido productivo es de gran importancia para el Ministerio”. Una comunión que, a su modo de ver, es mucho más cercana en el sector de la biotecnología que en otros ámbito, si bien es necesario incidir en ello, para comprender que “la transferencia no es un proceso lineal, es necesario crear valor” para las innovaciones. Y para ello, ha recalcado, el Ministerio ha puesto en marcha varias iniciativas, como los programas Innocash o Inncorpora.

Así, Hernani ha destacado la importancia de contar con estructuras de financiación público-privada, pero esto no debe obviar otro de los puntos de gran relevancia, el fuljo de las personas. Y es que, a su modo de ver, “la mejor transferencia de tecnología es la que deriva del flujo de las personas”, y para ello, la Ley de Ciencia incentiva la incorporación de profesionales a las empresas, así como la propia creación de empresas.

Estas medidas, de gran importancia para el sector, se enmarcan dentro de la Estrategia 20/20 de la Unión Europea, que marca que la investigación pública debe alcanzar un 1 por ciento de Producto Interior Bruto y la privada el 2 por ciento. “El sector biotec, que hace unos años soportaba una gran presión, ha crecido en 2010 un 71 por ciento”, ha resaltado Hernani.

Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), José María Fernández Sousa-Faro, ha destacado la importancia de “desarrollar canales de comunicación entre los distintos agentes implicados en el sistema ciencia-empresa-tecnología, uno de los principios que marcan los objetivos de la Plataforma de Mercados Biotecnológicos. Para ello ha señalado la necesidad de poner en valor la biotecnología acercándola al mercado así como dotar al sistema de elementos innovadores de financiación, entre otros aspectos, y ha recalcado la necesidad de impulsar la colaboración público-privada.

De izquierda a derecha, el secretario general de Innovación, Juan Tomás Hernani; el director del Centro Nacional de Biotecnología, José María Valpuesta; el presidente de Asebio, José María Fernández Sousa-Faro, y el vicepresidente de Trasferencia del Conocimiento del Miciin, Ángel Caballero.

Pipeline de productos en desarrollo

Por otra parte, el presidente de Asebio, José María Fernández Sousa-Faro anunción que la Asociación Española de Bioempresas ha actualizado el pipeline de productos en desarrollo del área de biotecnología sanitaria, un documento que representa el trabajo de las empresas que investigan en España y que incluye a 54 compañías que aportan un total de 200 proyectos correspondientes a medicamentos y sistemas de diagnóstico para uso humano y 13 productos correspondientes a la salud animal. Así, este póster se distribuirá internacionalmente con el objetivo de dar a conocer las capacidades de la biotecnología española y facilitar así a sus socios la búsqueda de aliados.