22 nov 2018 | Actualizado: 11:35

El Universitario de Canarias implanta 12 válvulas aórticas en un solo año

La técnica consiste en insertar una prótesis por medio de un catéter

Lunes, 11 de marzo de 2013, a las 14:13

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
La estenosis valvular aórtica ocurre cuando la válvula aórtica no se abre adecuadamente. Se trata de la enfermedad valvular más prevalente en el mundo occidental con una incidencia por encima del 4 por ciento en personas mayores de 75 años. Su tratamiento consiste en reemplazar la válvula enferma por una prótesis (biológica o mecánica) mediante la cirugía a corazón abierto. Sin embargo, se estima que  alrededor del 33 por ciento de los pacientes con estenosis aórtica severa se les deniega la cirugía por su edad y comorbilidades.

Ilustración del reemplazo de la válvula aórtica por una prótesis.

Por este motivo, el servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, con el apoyo decidido de la Dirección Médica del centro, puso en marcha hace poco más de un año la implantación transcatéter de la válvula aórtica (TAVI, por sus siglas en inglés) que consiste en la implantación de una prótesis biológica aórtica sin necesidad de cirugía a través de un catéter que se introduce por la arteria femoral en la ingle del paciente.

Se trata de un procedimiento nuevo, en el cual esta válvula biológica se implanta dentro de la válvula aórtica enferma. Desde el año 2002, fecha del primer implante percutáneo de una prótesis aórtica, ha habido un rápido crecimiento en su uso en pacientes con estenosis aórtica severa y alto riesgo quirúrgico, habiendo en la actualidad más de 60.000 casos realizados en el mundo.

Este procedimiento se lleva a cabo en el Laboratorio de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista por los cardiólogos intervencionistas con el apoyo de Cirugía Vascular, Cirugía Cardiaca, Anestesia y Unidad Vigilancia Intensiva (UVI) para el manejo de posibles complicaciones, bajo sedación profunda o anestesia general.

En los pacientes en los que el tamaño de la arteria femoral no permite el acceso, existe una alternativa que es la vía transapical. Precisa de una pequeña incisión en la pared torácica y es realizada por los cirujanos cardiacos bajo anestesia general. Uno de los casos realizados en este centro hospitalario se ha llevado a cabo por esta vía

El HUC comenzó su andadura en esta nueva técnica a finales del año 2011 y, tras recibir un entrenamiento específico en Leipzig, Alemania, se formó un equipo multidisciplinar que incluye cardiólogos intervencionistas, cirujanos cardiacos, ecocardiografistas, anestesistas y enfermeros.

Con este equipo, se han logrado realizar doce casos con éxito a lo largo del pasado año.  Todos los pacientes han evolucionado de forma favorable mejorando considerablemente de su sintomatología, registrándose un solo fallecimiento por causa extracardiológica.