15 nov 2018 | Actualizado: 17:50

El Síndico de Cuentas incide en la “preocupante situación” del Sescam

Además, detecta una insuficiente presupuestación inicial de algunas partidas, como el pago a la dependencia

Miércoles, 06 de junio de 2012, a las 19:06

Redacción. Toledo
El síndico de cuentas de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Cabezas de Herrera, no ha advertido infracciones, abusos o presuntas irregularidades en el presupuesto de la Junta de 2010, pero sí aconseja extremar el rigor en la presupuestación inicial, que se vio aumentada en casi mil millones.

Miguel Ángel Cabezas de Herrera, síndico de cuentas.

El síndico ha comparecido este miércoles en las Cortes de Castilla-La Mancha para presentar los informes de fiscalización de la Cuenta General de Castilla-La Mancha de 2010 y de los proyectos financiados con cargo al Fondo de Compensación Interterritorial de la comunidad autónoma ese mismo año 2010, que fue el último que gobernó de principio a fin el PSOE.

Cabezas de Herrera ha afirmado que no se ha observado ninguna infracción salvo las incidencias que afectan a la falta de rigor en la presupuestación inicial, por lo que ha señalado como necesario establecer un techo de gasto y reforzar el rigor entre ingresos y gastos, así como establecer un Fondo de Contingencias.

El informe del síndico señala que el Gobierno de Castilla-La Mancha sobrepasó en 657 millones de euros el límite de endeudamiento autorizado para el ejercicio 2010, en el que se amplió el presupuesto de gastos aprobado por las Cortes en casi mil millones de euros.

Según el informe de fiscalización provisional de la Sindicatura de Cuentas que este miércoles publica el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y que el síndico ha expuesto en Comisión, en 2010 la deuda viva total que tenía la Junta a 31 de diciembre de 2010 superó en casi mil millones de euros (963) a la programada.

Una deuda con entidades de crédito que era de casi 6.000 millones de euros (5.972 millones), un 16,4 por ciento del PIB regional, a los que se suman otros 2.360 millones de deuda con acreedores a corto plazo.

El síndico apunta que el endeudamiento fue 657 millones mayor al autorizado en el Plan Económico Financiero al que debía someterse la Junta en 2010. El presupuesto inicial de gastos de 9.355,7 millones de euros aumentó por la vía de las modificaciones de crédito en otros 939,4 millones, con lo que en total fue de 10.295,1 millones.

El informe detecta una insuficiente presupuestación inicial de algunas partidas susceptibles de ser ampliadas, como los tributos, el pago a la dependencia, el pago de intereses de deuda o la amortización, que "han sufrido incrementos de hasta 6,4 veces el crédito previsto", pero incluso se ampliaron partidas como la relativa a las cotizaciones a la Seguridad Social.

Ese incremento no se apoyó en un remanente de tesorería, pues no lo había, sino que se hizo sin financiación, lo que implica el agravamiento del déficit presupuestario.

En cuanto a los ingresos, el síndico expone que no se valoró correctamente el impacto de la crisis en la situación financiera de las empresas y de las familias de la comunidad. Por ello, los derechos reconocidos fueron de 8.249,7 millones, una ejecución del 85% de las previsiones, lo que implica un descenso de 1.596,2 millones sobre el año anterior. De hecho, el año terminó con un déficit presupuestario de 1.828,8 millones, con un aumento del endeudamiento de 1.460,4 millones de euros y un déficit de financiación de 387,9 millones.

Por ello, "para embridar el déficit", el síndico de Cuentas recomienda dotar un Fondo de Contingencia Presupuestaria que permita financiar modificaciones presupuestarias que hasta ahora se han hecho sin financiación, además de fijar un techo de gasto, algo que ha hecho el actual Gobierno en los presupuestos de 2012.

Además, el síndico detecta que se imputaron al año siguiente facturas por importe de 466,2 millones de euros que deberían haber sido contabilizadas en la cuenta de 2010. Según el síndico, la situación financiera de la Administración General de la Junta empeoró respecto a 2009, con fondos propios negativos (-3.341 millones) y una diferencia entre el activo circulante (492,2 millones) y la deuda con acreedores a corto plazo (2.360 millones) que indicaba "tensiones de liquidez a corto plazo".

En cuanto a los organismos autónomos dependientes de la Junta, también aprecia el síndico un incremento del presupuesto de los 3.097 millones iniciales a los 3.597 finales. Presta especial atención al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), que tenía una "preocupante situación financiera", con un pasivo a corto plazo de 1.010 millones de euros y un activo de sólo 698 millones. El síndico ha comprobado que se imputaron a 2011 gastos del Sescam por 605,5 millones de euros que fueron registrados como acreedores de 2010 en la cuenta 409, aquella a la que la presidenta regional, María Dolores Cospedal, se refirió como "la práctica del cajón".