Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30
Martes, 23 de octubre de 2012, a las 18:34

Redacción. Mérida
El consejero de Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón; el director gerente del SES, Albino Navarro, y el director general de Salud Pública, Juan Luis Cordero, han presentado la campaña de vacunación contra la gripe. Una campaña con la que se pretende inmunizar al grupo de población a la que va destinada, al tiempo que se ahorran costes sanitarios y farmacéuticos.

De izq. a dcha.: Albino Navarro, gerente del SES; Luis Alfonso Hernández Carrón, consejero de Salud; y Juan Luis Cordero, director general de Salud Pública.

Hernández Carrón ha destacado que evitar un caso de gripe supone un gasto de 22 euros, mientras que tratarlo en un centro hospitalario cuesta 120 euros a la administración sanitaria, por lo que explicó que se genera un gran ahorro con estas campañas, que han logrado reducir el número de casos de gripe en un 50 por ciento desde que se llevan a cabo.

Extremadura se encuentra en la media nacional respecto a personas que se vacunan contra la gripe, un 56,34 por ciento, según ha explicado el consejero, quien ha recordado que el año pasado la incidencia de esta enfermedad en la región fue moderada, con 30 ingresos hospitalarios y tres fallecidos, siendo febrero el mes en que se produjeron más casos.

El consejero ha indicado que en esta campaña se ha seguido con la práctica de las compras centralizadas, con la que se logra un precio reducido y se obtienen más vacunas con la misma inversión, lo cual demuestra el esfuerzo que realiza la Consejería de Salud y Política Social para lograr una eficiencia en la administración de los recursos.

La campaña va dirigida a las personas de edad mayor o igual a 60 años, con especial énfasis en aquéllas que conviven en instituciones cerradas; personas menores de 60 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe; niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma, así como las mujeres embarazadas.

También a los niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con patologías como enfermedades metabólicas, obesidad mórbida o insuficiencia renal, entre otras, así como los residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos.

Otras personas que deben vacunarse son las que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones, como los trabajadores de los centros sanitarios; personas que por su ocupación trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables, y las personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos.

También las personas que trabajan en servicios públicos esenciales, como las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado; bomberos; servicios de protección civil, y personal docente que trabaja en la Comunidad Autónoma de Extremadura, entre otros.