Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

El Servicio de Neurocirugía del Servet de Zaragoza opera cada año a un millar de pacientes

Juan Antonio Alberdi ha explicado que el avance ha estado muy marcado por el desarrollo tecnológico

Lunes, 19 de noviembre de 2012, a las 17:44

Redacción. Zaragoza
El Servicio de Neurocirugía del Hospital Miguel Servet de Zaragoza opera cada año a alrededor de un millar de pacientes y atienden unas 6.000 consultas y de él dependen varias unidades de alta especialización, como la Neurocirugía Vascular, Neurocirugía de Base de Cráneo, Neurocirugía Funcional y Neurocirugía infantil.

Servicio de Neurocirugía.

Además, es servicio de referencia para este tipo de patologías para Aragón, La Rioja y Soria. En él trabajan ocho neurocirujanos y cinco médicos internos residentes, ha informado del Gobierno de Aragón en un comunicado. El responsable del servicio, Juan Antonio Alberdi, ha precisado que el año pasado intervinieron a unos mil pacientes, cifra entre un diez y un 20 por ciento superior al año anterior "y un 40 por ciento más que hace cinco o diez años".

Según ha detallado, el aumento de la actividad "se debe a múltiples factores", como el incremento de la población, el aumento de la esperanza de vida y la realización de intervenciones a personas de más edad.

Este servicio ha cumplido 50 años ya que comenzó su funcionamiento en marzo de 1962. Nació formado por tres cirujanos y fue el noveno que se creó en España y el primero en Aragón. Este servicio, en colaboración con Anestesia, creó el germen de lo que luego sería una Unidad de Cuidados Intensivos. De esta especialidad, que en su inicio abarcaba todas las Neurociencias, surgieron en las siguientes décadas otras como la Neurología, Neurofisiología o Neurorradiología.

La primera operación se realizó para curar un absceso (acumulación de pus) cerebral derivado de una otitis. El primer año de funcionamiento de la unidad fueron operados 90 enfermos. El responsable del servicio, Juan Antonio Alberdi, ha explicado que el avance de esta especialidad ha estado muy marcado por el desarrollo tecnológico. Así, en los años 70 del siglo pasado, la puesta en marcha de microscopios quirúrgicos "permitió un control mucho más exhaustivo del campo a intervenir".

Esto, junto al desarrollo de la coagulación bipolar, hizo posible afrontar procesos que hasta entonces eran impensables, como tratar lesiones tumorales o vasculares cerca de zonas vitales, han señalado desde el Gobierno de Aragón. Los mismos facultativos del Servet diseñaron sus aparatos de técnicas estereotácticas que conducían con precisión a cualquier parte del cerebro. Otro avance importe fue el impulso de la neuroimagen, con la introducción del TAC, respecto al que el Servet fue pionero en su uso con la compra del aparato a finales de los setenta, la resonancia magnética y los posteriores sistemas de cirugía guiada por imagen, a través de complejos ordenadores.

El servicio desarrolla además una labor de formación de especialistas y de investigación, habiendo presentado en los dos últimos años cerca de 40 trabajos en congresos nacionales e internacionales y cinco publicaciones.