Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Miércoles, 11 de julio de 2012, a las 15:48

Redacción. Zaragoza
El Servicio de Cirugía Torácica de Aragón ha superado el centenar de resecciones pulmonares mayores por cirugía endoscópica avanzada, técnica que se comenzó a aplicar en la comunidad en junio de 2008. Se ha convertido es uno de los tres servicios de cirugía torácica con más experiencia del país en estas operaciones, junto al Complejo Hospitalario Universitario de Coruña y el Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla.

Juan José Rivas.

El Servicio de Cirugía Torácica trabaja en los hospitales Miguel Servet y Clínico de Zaragoza y atiende al año a unos mil pacientes ingresados. De ellos, 600 necesitan una intervención y de ese total de operaciones 140 son resecciones pulmonares mayores, de las que un 41 por ciento ya se realiza por cirugía endoscópica avanzada. El objetivo del servicio es lograr aumentar ese porcentaje hasta el 60 por ciento.

La directora del Hospital Miguel Servet, María Ángeles Gotor; el jefe del servicio de Cirugía Torácica, Juan José Rivas; y los doctores Raúl Embún e Íñigo Royo han explicado las peculiaridades de esta técnica que se utiliza en un 90 por ciento de los casos para intervenir a pacientes con cáncer de pulmón en estadios iniciales y, en segundo lugar en frecuencia, en casos de metástasis pulmonares. Juan José Rivas ha explicado que el servicio de Cirugía Torácica unificó en el año 2005 las dos unidades existentes en el Clínico y el Miguel Servet y es un servicio único que "orgánicamente depende del Miguel Servet" aunque trabaja en ambos centros.

Así, ha detallado que empezaron a aplicar la cirugía endoscópica avanzada en operaciones pulmonares en junio de 2008 "y ahora estamos entre los tres servicios de cirugía torácica del país con más experiencia en resecciones pulmonares mayores" con esta práctica. El doctor Embún ha precisado que la resección pulmonar mayor implica extirpar "al menos un lóbulo" o todo el pulmón, una operación necesaria para enfermos de cáncer de pulmón, afectados por metástasis pulmonares de otros tumores benignos o malignos y, "menos frecuentemente", por infecciones pulmonares y malformaciones.

"Nuestra técnica se realiza con dos incisiones, como mucho tres, una de ellas de tres centímetros para operar y extraer el lóbulo o el pulmón" y una segunda de un centímetro para insertar el material necesario para la operación, sin necesidad de separar ni fracturar las costillas y dejando un único drenaje torácico. La técnica tradicional precisa de una incisión de unos 25 centímetros en el costado y de dos drenajes.