14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

El Salud prolonga la jornada laboral del personal sanitario

Los sindicatos critican la falta de negociación

Lunes, 03 de septiembre de 2012, a las 14:50

Redacción. Zaragoza
La Mesa Sectorial de Sanidad ha deparado la confirmación de la declaración de intenciones expuesta por el Salud en anteriores encuentros y que se centraban en la ejecución de nuevos recortes destinados a propiciar un ahorro económico.

Tomás Tenza.

El sindicato CSIF ha criticado al Servicio Aragonés de Salud por "quitar todo valor" a la reunión"con su total rechazo a cualquier negociación", tras la celebración de una sesión en la que "se ha limitado a repetir íntegramente sus planteamientos de partida, consistentes en exigir a los empleados públicos más trabajo por menos sueldo y derechos sociales".

El nuevo paquete de recortes distribuido por el gerente del Salud, Tomás Tenza, incluye la ampliación de jornada para el personal sanitario y la supresión de complementos retributivos. Así, entre las medidas que se aplicarán en los próximos meses figura un aumento en la jornada laboral, que pasaría a ser de 37,5 horas semanales, es decir, 54 horas más por trabajador al año.

Según los sindicatos, "no ha facilitado la documentación en la que se basa para justificar supuestos ahorros", "ni ha detallado cómo y cuánto ahorro se va a lograr", ha informado CSIF para agregar que "su única pretensión era intentar que los sindicatos se convirtieran en cómplices de los nuevos recortes que quiere imponer y que supondrán una merma de la calidad asistencial".

Para CSIF, el Salud "ha intentado convertir un foro negociador de tanta importancia como es la Mesa Sectorial de Sanidad en poco menos que un cascarón vacío, útil únicamente para su vano intento de que los representantes de los trabajadores se convirtieran en cómplices de los nuevos recortes que quiere imponer en la sanidad pública".

La organización sindical ha explicado que en la reunión "no ha existido espacio alguno para la negociación" puesto que el Salud "se ha limitado a mantener punto por punto, incluidos los errores ortográficos, por si quedaba alguna duda, de los planes de actuación que ya habían avanzado antes del verano".

En este sentido, ha lamentado que "para nada han servido las reiteradas propuestas remitidas por los representantes de los trabajadores frente a la calculadora de supuestos ahorros que es el intocable catecismo del Salud".

A su entender, "todo consiste en exigir a los empleados públicos que trabajen más y cobren menos", mientras "continúan contratando asesores" para "pensar y diseñar nuevas formas de poner en peligro la continuidad y la calidad asistencial de la sanidad pública; para eso sí hay fondos, por cierto públicos".

CSIF ha deseado que el Gobierno de Aragón "todavía sea capaz de hacer recapacitar al Salud, de forma que acuda con un talante muy distinto a la reunión convocada para el martes de la próxima semana".

De no ser así, el sindicato ha anunciado que se verá obligado "a insistir en su rechazo de plano a los planteamientos que actualmente se barajan, que suponen un atropello a las condiciones laborales de los empleados públicos y a los derechos de toda la sociedad" y se reserva la opción "de sustanciar esa oposición por los medios que estime oportunos".