19 nov 2018 | Actualizado: 18:10
Domingo, 17 de noviembre de 2013, a las 13:24

Redacción. Murcia
La responsable de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista, Teresa Rosique, ha señalado que es necesario y urgente abordar desde la Asamblea Regional, en un debate monográfico, el alcance y consecuencias de todas las medidas y recortes llevadas a cabo por los gobiernos del PP.

Teresa Rosique.

Rosique cree que se debe evaluar sus efectos sociales y aprobar resoluciones encaminadas a dar respuesta a los problemas que sufren los ciudadanos, según han informado fuentes socialistas en un comunicado.

De este modo, ha destacado que en los dos últimos años, los recortes de los gobiernos de Rajoy y Valcárcel, aprobados a través de leyes y decretos, “suponen un retroceso en derechos ciudadanos y prestaciones sociales que afectan a los pilares del Estado del Bienestar y nos retrotraen a épocas preconstitucionales”.

En Sanidad, el Real Decreto de Mariano Rajoy 16/2012 “se ha aprobado sin evaluar el impacto en salud y consecuencias sociales del mismo. Con él se ha eliminado el carácter universal del Sistema Nacional de Salud y ha impuesto el copago farmacéutico a los pensionistas, a los que la consejera de Sanidad no les devuelve lo que pagan de más hasta trascurridos seis meses”.

Asimismo, ha explicado que “establece el copago en prótesis externas, transporte sanitario no urgente, productos dietéticos y a medicamentos que se dispensan en farmacia hospitalaria a enfermos que padecen enfermedades graves. Además, deja la puerta abierta a que prestaciones sanitarias aún por determinar, ahora gratuitas, pasen a copago”.

En Dependencia, ha continuado, “el Real Decreto Ley 20/2012 aprobado por Rajoy, ha supuesto un varapalo a la Ley de Dependencia. Los recortes en ayudas, el incremento del copago, el frenazo a la incorporación de miles de dependientes a las ayudas y prestaciones de la Ley provoca un enorme retroceso en derechos para las personas en situación de dependencia”.

Un retroceso que, en su opinión, “se agrava en Murcia como consecuencia del doble castigo que para los dependientes de la Región han supuesto las leyes regionales 6/2012 y 6/2013 aprobadas por el PP en la Asamblea Regional y que se aplica, en una u otra medida, a los 50.000 dependientes con grado reconocido”.

Rosique ha concluido que “con estas políticas se hace recaer sobre los enfermos, dependientes, pobres, excluidos, pensionistas, trabajadores, empleados públicos y clase media los efectos de la crisis, librando de sus consecuencias a los grandes causantes de la misma”.