Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 09:15

El PSOE advierte de un déficit del 40 por ciento en camas de psiquiatría

Eduardo Alonso señala que “las listas de espera se están disparando”

Miércoles, 26 de junio de 2013, a las 15:06

Redacción. Zaragoza
El grupo del Partido Socialista (PSOE) en las Cortes de Aragón ha advertido de un déficit del 40 por ciento de camas de psiquiatría para adultos en la región y de la pérdida de profesionales de esta especialidad en atención ambulatoria. El diputado del PSOE, Eduardo Alonso, ha explicado que "las listas de espera se están disparando" y pacientes que hasta ahora eran atendidos cada cuatro meses, lo son en ocho, una "dilatación de las revisiones peligrosa" por lo que se refiere a la necesidad de cambiar medicaciones o de recursos sociosanitarios.

Eduardo Alonso.

Además, "apenas se realiza atención domiciliaria, se dificulta la continuidad asistencial y la coordinación con otras entidades", ha señalado, para recordar que el gobierno anterior, del PSOE, había establecido un sistema por el que estos pacientes "entraban al sistema por la misma puerta que todos", a través de los centros de salud, donde podían ser atendidos por profesionales especializados.

En caso de ser necesaria, tenían la atención hospitalaria de corta, media y larga estancia, pero, habitualmente, se encontraban "en el entorno del barrio", y con la posibilidad de acudir a recursos de inserción, ocupacionales y talleres que les ayudaban a crear "unos hábitos positivos" para su rehabilitación. Sin embargo, el recorte de ayudas a estos centros especiales de empleo y talleres de reinserción les ha llevado a "reducir personal" y a que "no haya monitores suficientes para estas personas".

En este sentido, ha alertado de la "tentación" del Gobierno de Aragón de utilizar los espacios libres que han quedado en el centro de especialidades Grande Covián de Zaragoza y los que hay en el centro de salud de Valdespartera para dedicarlos a la atención de pacientes de salud mental, en dos "puntos tan distantes", que supondrá "sacarlos de su barrio" y "estigmatizarlos". El diputado ha esgrimido que "no podemos sacar a los enfermos de su ámbito", donde "los psiquiatras y enfermeras ya los conocen, saben a quién tienen que ir a atender a su casa y el ámbito en el que se mueven".