Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Martes, 06 de septiembre de 2011, a las 00:01

Redacción. Santander
La presidenta en funciones del Colegio de Médicos de Cantabria, María Angeles Herrera, ha afirmado que durante el año 2010 se han registrado once agresiones a los colegiados cántabros. En un debate radiofónico junto a la presidenta del Colegio de Enfermería, Rocío Cardeñoso, Herrera explicó que, bajo la premisa 'Agresiones a médicos. Tolerancia Cero',  "el Protocolo de Agresiones ha permitido detectar una decena de casos en la región gracias al apoyo de los Servicios Jurídicos del Colegio y los responsables del Protocolo”.

Mª Ángeles Herrera, Victoria Lemaur, conductora del programa, y Rocío Cardeñoso.

En este sentido, Herrera recalcó que la Junta Directiva se planteó como justificación del mismo el considerar de Alta Prioridad, tanto para colegios profesionales como autoridades sanitarias y poder judicial, las actuaciones contra la violencia con el objetivo de garantizar calidad asistencial y optimizar la relación médico-paciente.

Según afirman desde el Colegio de Médicos, estas agresiones influyen negativamente en el desarrollo de la actividad asistencial del profesional sanitario contribuyendo a desarrollar una “medicina defensiva”. Así, tanto la presidenta del Colegio de Médicos como la de Enfermería propusieron poder contar con un protocolo de agresiones conjunto entre los colegios profesionales y la administración sanitaria regional para mejorar la situación actual.

Los casos en Cantabria fueron protagonizados por nueve mujeres y dos varones; por edades el mayor número de casos corresponde al tramo de edad de entre 36 y 45 años. El mayor número de casos han tenido lugar en la asistencia pública. Las principales causas de las agresiones fueron las discrepancias en la atención médica y el tiempo en ser atendido. El ámbito donde predominaron los casos fue Atención Primaria y urgencias extrahospitalarias.

Los familiares de los pacientes protagonizaron la mayoría de los incidentes. Los agredidos denunciaron en 63 por ciento de los casos y en nueve de los 11, no hubo apoyo o asesoramiento de empresa.