19 nov 2018 | Actualizado: 21:40
Viernes, 14 de septiembre de 2012, a las 12:33

Faustino Blanco.

Redacción. Oviedo.
El consejero de Sanidad del Principado, Faustino Blanco, ha confirmado este jueves que su departamento estudia la posibilidad de asumir parte del coste de la prescripción farmacéutica a inmigrantes en situación irregular.

Según ha indicado, se trataría de atender parte de aquella prescripción que se hace por receta blanca ya que la ley impide la prescripción documentada en esos casos. "Son medicamentos asumibles", ha dicho el consejero, apuntando que habrá que ver cómo se articula, posiblemente a través de un fondo que se establezca con servicios sociales. Además, Blanco ha reiterado que se atenderá a los inmigrantes en situación irregular por razones "humanitarias", al tiempo que rechazó la decisión del Gobierno central. Y ha remarcado que se trata de gente joven y sana.

Tanto el consejero socialista como el diputado de UPyD Ignacio Prendes han coincidido en la importancia del derecho universal a la asistencia sanitaria, en lo negativo de esta medida del Gobierno y en que derivar la atención farmacológica a las ONG supone un "paso atrás" y la vuelta a un modelo de "beneficencia" que no comparten.

Por otra parte, el consejero ha afirmado que la construcción del centro de salud de Cangas del Narcea no es prioritaria.

Jornada laboral

Respecto a la ampliación de la jornada laboral en el servicio de salud y el rechazo de los profesionales, incluyendo un encierro de representante sindicales en la sede del Sespa, el consejero ha negado que exista falta de diálogo por parte de la Administración.

Blanco ha insistido en la excepcionalidad de la coyuntura económica y en que el diálogo "sincero" que ofrece a los trabajadores pasa por analizar cómo se instrumenta la ampliación de jornada, no por modificar el acuerdo aprobado en Consejo de Gobierno.

El consejero reconoce que le preocupa la situación y valora la labor de los profesionales, a quienes pide "serenidad". Por ello, propone que se termine el encierro para retomar las conversaciones a la vez que confirma que desde el Sespa se ha convocado a representantes del sindicato médico Simpa a una reunión el próximo miércoles. "No es el momento de huelgas, esa es una cultura que debemos apartar", afirma Blanco, reiterando su petición de un "diálogo sereno".