Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El PP achaca el retraso de diez días en el traslado a Son Espases a “motivos electoralistas”

“No es el mejor momento para el cambio porque es en esta época del año cuando aumenta la presión asistencial”, asegura la portavoz Aina Castillo

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Aina Castillo.

Redacción. Palma de Mallorca
El PP balear considera que el anuncio del consejero de Sanidad, Vicenç Thomàs, de retrasar el traslado del hospital de Son Espases diez días, al fin de semana del 18 y 19 de diciembre, responde a "motivos electoralistas" del Gobierno regional, y lo ha tildado de "absurdo" al considerar que "además de no solucionar el problema, lo acrecienta" porque coincidirá con la época de mayor presión asistencial en los centros sanitarios.
 

En un comunicado, la diputada ’popular’ Aina Castillo se ha mostrado convencida de que se habría hecho un calendario "más prudente si las elecciones no estuvieran a la vuelta de la esquina".

"A la suma de los problemas de infraestructura, dotación tecnológica, programas informáticos, accesos y todos aquellos problemas inherentes a la construcción", ha apuntado el PP, se añade que "no es el mejor momento para el traslado porque es en esta época del año cuando la presión asistencial es mayor en los hospitales y centros de salud, por la agudización de patología crónica de pacientes con problemas cardiovasculares y respiratorios, que acuden a los servicios de urgencias hospitalarios derivados desde los centros de salud o que acuden directamente y que precisan en su gran mayoría de ingreso hospitalario".

Aspectos a los que, ha recalcado Castillo, hay que sumar la campaña de gripe, en pleno auge en pleno mes de diciembre. "El traslado a Son Espases implicará una gran presión asistencial en Servicios de Urgencias como el de Son Llàtzer, que además de continuar con su actividad asistencial habitual, médica y quirúrgica, asumirá la patología quirúrgica de varias especialidades de Son Dureta, ocupando camas de Son Llàtzer que no podrán ser ocupadas por pacientes de la zona de influencia de este", ha incidido.

Es por todo ello que, ha comentado, la mejor época del año para el traslado son los meses de mayo o junio, o como mínimo el mes de febrero, cuando la presión asistencial es menor y se pueden dedicar más recursos, tanto humanos como materiales.

Tal y como ha manifestado, así se podría iniciar una reserva de camas en hospitales de agudos y sociosanitarios, los profesionales podrían adaptarse de forma progresiva a un nuevo edificio con circuitos de enfermería que precisarán de nuevas adaptaciones, a un programa informático que "a la larga podrá ser beneficioso pero que de momento es un problema para el profesional y al final del paciente, poniendo, finalmente, en peligro la seguridad del paciente".