17 nov 2018 | Actualizado: 18:20
Viernes, 18 de enero de 2013, a las 14:52

Redacción. Valladolid
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha presentado en rueda de prensa las líneas estratégicas del ‘Plan en gestión de la calidad y seguridad del paciente’, con el que se pretende diseñar herramientas y facilitar la colaboración entre los distintos centros y el intercambio de conocimiento y buenas prácticas dentro de la organización sanitaria. El departamento de Sanidad prevé  ahorrar unos 66 millones de euros en la Comunidad.

Antonio Sáez Aguado, consejero de Sanidad.

Habitualmente los informes sobre la situación de la sanidad se refieren a los recursos disponibles y a los resultados de las actuaciones sanitarias. En materia de calidad y seguridad de los pacientes adquieren una especial importancia los procedimientos: cómo se hacen las cosas, es decir, cómo se realizan los 35 millones de consultas, la utilización de 50 millones de recetas, los 2,2 millones de pruebas de imagen o el casi millón de urgencias atendidas.

En España se ha estimado que los costes de la no calidad pueden suponer casi 1.200 millones de euros anuales al Sistema Nacional de Salud (SNS). En el 8,4 por ciento de los pacientes hospitalizados se producen efectos adversos, y el 43 por ciento de ellos son evitables; la prevalencia de estos efectos adversos en Atención Primaria es del 1,1 por ciento, y el 70 por ciento son claramente evitables.

Son estas las cuestiones que se abordan en el Plan de Calidad y seguridad del paciente que se estructura en diez proyectos destinados a mejorar la calidad en la gestión y en la práctica clínica y 13 ligados a la Estrategia nacional de seguridad del paciente y a los retos lanzados por la Alianza Mundial para la seguridad del paciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).