16 nov 2018 | Actualizado: 18:20

El Nisa Pardo de Aravaca lanza un decálogo para cuidar los pies de los trabajadores

El centro hospitalario dispone de una Unidad de Biomecánica especializada en el estudio biomecánico de la marcha

Lunes, 27 de abril de 2015, a las 18:28
Redacción. Madrid
Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Unidad de Biomecánica Podoactiva del Hospital Nisa Pardo de Aravaca ha presentado un decálogo para promover el cuidado de los pies en el trabajo y reducir posibles riesgos o complicaciones en la salud de cara al futuro.

El centro hospitalario dispone de una Unidad de Biomecánica especializada en el estudio biomecánico de la marcha y en el diseño y fabricación de tratamientos personalizados. En esta unidad se trabaja para ayudar a los pacientes a mejorar el reparto de presiones, disminuir la tensión muscular y aumentar la estabilidad; además, se tratan otras patologías propias de la pisada, como fascitis plantar, espolón calcáneo o metatarsalgias, entre otras.

A lo largo de la vida los pies soportan una gran carga en cada paso que se da, tal y como explica el centro en un comunicado. De hecho, el pie sostiene entre dos y cuatro veces el peso del cuerpo, por eso sus cuidados están indicados en todas las edades, especialmente en niños (por la posibilidad de realizar tratamientos preventivos), en personas mayores (por el desgaste y enfermedades crónicas añadidas) y en personas que pasan largos periodos de tiempo en pie o en movimiento (deportistas, peluqueros, comerciales, dependientes, enfermeros, etc.).

Este decálogo especifica, entre otras cuestiones, escoger siempre un calzado apropiado al pie; asegurarse de que los zapatos se ajustan bien para distribuir el peso de forma uniforme; separar los para aumentar la base de sustentación; evitar permanecer de pie en la misma postura durante mucho tiempo y alternar el estar de pie con estar sentado; realizar un estudio de pisada; emplear plantillas adecuadas si se usa tacones, así como disminuir las sobrecargas en el talón; visitar al podólogo si nota las piernas cansadas o dolores en los pies; relajarse en la bañera, al menos, una vez a la semana; realizar ejercicios para estirar los pies y mejorar la circulación; y utilizar una correcta hidratación con cremas.