Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El HUCA contará con un banco de leche de donantes para asegurar la lactancia materna en neonatología

Los beneficios justifican su uso en exclusiva durante los seis primeros meses de vida

Jueves, 23 de octubre de 2014, a las 19:33
Redacción. Oviedo
El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) dispondrá a partir del próximo año de un banco de leche materna procedente de donaciones altruistas con el fin de facilitar este alimento a los pacientes pediátricos hospitalizados que no pueden recibirla de su propia madre, en muchos casos bebés prematuros o grandes prematuros.

Julio Bruno.

Así lo ha anunciado este jueves el director general de Salud Pública, Julio Bruno, durante la presentación de los actos que se organizan en las diferentes áreas sanitarias de Asturias con motivo de la semana de la lactancia materna. Bruno estuvo acompañado por José Ignacio Pérez Candás, presidente de la Sociedad Asturiana de Pediatría de Atención Primaria; Ana Ardura, secretaria de la asociación Amamantar y Gonzálo Solís, pediatra del HUCA.

Estos bancos son centros especializados donde la leche donada por las madres se recibe, se procesa, se almacena y se distribuye a niños hospitalizados que no pueden recibir leche de su propia madre. Su finalidad es promocionar la lactancia natural, apoyar a las madres que quieren  amamantar a sus hijos y disminuir los riesgos inherentes a la alimentación artificial en lactantes hospitalizados que carecen de  ella, especialmente los prematuros.

Según ha destacado Julio Bruno, los beneficios de la lactancia natural justifican su uso en exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios, al menos hasta los dos años. La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.