Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

El Hospital Parc Taulí forma sobre el empleo de ventilación mecánica no invasiva

El encuentro está dirigido tanto a médicos en formación como a profesionales de enfermería y fisioterapia

Lunes, 24 de febrero de 2014, a las 14:53

Un momento del curso.

Redacción. Barcelona
Con el objetivo básico de mejorar el conocimiento sobre la ventilación mecánica no invasiva (VMNI) en su vertiente más tecnológica, se celebra en el Hospital Universitari Parc Taulí de Sabadell un curso- taller, que cuenta con el apoyo de Oximesa (Grupo Praxair). El encuentro está dirigido tanto a médicos en formación como a profesionales de enfermería y fisioterapia con conocimientos básicos de ventilación que ejercen su trabajo tanto en los hospitales como en las empresas de terapias respiratorias a domicilio.

En opinión de uno de sus directores, Manel Luján, del Servicio de Neumología de la Corporació Sanitària Parc Taulí (Sabadell), se trata de una iniciativa necesaria, sobre todo porque “se suelen conocer bien las indicaciones (cuándo utilizar la VMNI) pero con frecuencia la formación es insuficiente acerca de cómo emplearla y cómo valorar si los parámetros seleccionados se adecúan a la situación del paciente (monitorización)”.

Esto es especialmente importante porque muchos de los asistentes al curso son profesionales que manejan dispositivos de ventilación a diario en un entorno no hospitalario. “Ello les puede obligar a tomar decisiones acerca de la ventilación en un entorno donde el acceso a consultar a otros especialistas no existe. Además, deben manejar dispositivos de diferentes fabricantes, por lo que es importante que conozcan las particularidades de cada modelo de ventilador”, explica Luján.

Y es que los recursos de VMNI requieren unos conocimientos específicos y presentan unas características diferenciales. Como resalta Luján, “la VMNI tiende a prescribirse como un fármaco más, con unos parámetros estandarizados para cualquier tipo de paciente”; sin embargo, apostilla, “hay que tener en cuenta que pequeños cambios en la programación de la VMNI pueden mejorar o empeorar la situación del paciente de una forma importante”. Es más, subraya este experto, “de la misma forma que el profesional conoce los efectos adversos de un fármaco, debe conocer si la tecnología de la VMNI se adapta a las necesidades de su paciente”.

Especialmente trascendente es mejorar la formación que tienen los profesionales de enfermería sobre estos recursos. En este sentido, Luján indica que “es fundamental que la enfermería se forme en técnicas de VMNI porque son los profesionales que controlan las consecuencias del tratamiento una vez indicado”. De hecho, recuerda, “en diversos países europeos y en Estados Unidos existe la figura del terapeuta respiratorio como máximo responsable de la adecuación de la técnica y su formación es equivalente a enfermería o fisioterapia”.

En el transcurso de este taller se enseña a los alumnos cómo funcionan los ventiladores en sus distintas modalidades y cuáles son las consecuencias a nivel del paciente de los cambios de parámetros. Para ello, se emplea un modelo mixto, con sesiones teóricas seguidas de prácticas en las que se utiliza un modelo de simulador avanzado capaz de reproducir la mayoría de circunstancias que pueden presentarse en un paciente real. Se intenta de esta forma consolidar y homogeneizar conocimientos, dado que muchos de los asistentes a este tipo de cursos parten de conocimientos de base muy diferentes.