18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

El Hospital Dr. Negrín controla mediante telemedicina a pacientes portadores de desfibriladores y marcapasos

Este sistema incrementa la calidad de la asistencia, reduce las visitas al especialista y disminuye los costes

Viernes, 19 de abril de 2013, a las 11:48

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
El Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, adscrito a la Consejería de Sanidad, dispone de un programa para el control mediante telemedicina de los pacientes portadores de marcapasos y de desfribriladores automáticos implantables de forma subcutánea.

José Miguel Sánchez, gerente del Dr. Negrín.

Un total de 42 pacientes son controlados en la actualidad con este sistema, que supone una mejora en su seguimiento, incrementa la calidad de la asistencia, reduce las visitas de control y disminuye los costes.

Para realizar el control remoto de los pacientes, los dispositivos implantados, que permiten la transmisión inalámbrica de información, se conectan a un comunicador (similar a un router) mediante la línea telefónica y éste, a su vez, está conectado a un servidor en Holanda donde se registran todos los datos y posibles eventos cardiacos. El médico, desde cualquier centro hospitalario, se conecta a ese servidor para analizar los datos enviados.

El sistema permite al especialista llevar a cabo el seguimiento a distancia de pacientes con dispositivos cardiacos implantables con el objetivo de controlar la información registrada por el aparato y el estado de salud del corazón. El sistema también puede detectar eventos clínicos que puedan suceder entre las visitas programadas al Hospital y enviar los datos pertinentes directamente al facultativo.

En función del tipo de alerta, el especialista indicará al paciente si debe acudir al centro hospitalario. Además de una mejora en el seguimiento del paciente, el control mediante telemedicina supone una reducción del número de visitas de control al especialista, que pasan de 3 ó 4 al año a 1 ó 2.

El control remoto ofrece otras ventajas, como es una mayor seguridad, puesto que el desfibrilador es revisado con más frecuencia -semanalmente- y permite además conocer de forma inmediata los posibles errores que cause el aparato por avería, ya que está conectado constantemente al servidor. Por otra parte, el paciente puede viajar con el router y enchufarlo a cualquier línea telefónica, sin coste alguno, en varios países europeos.