Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Viernes, 25 de febrero de 2011, a las 16:38

Redacción. Santander
El Hospital Comarcal de Laredo es desde el pasado 17 de enero el primer centro sanitario cántabro que cuenta con una Unidad de Gestión de Conflictos, una iniciativa para la resolución extrajudicial de conflictos en el ámbito sanitario, tanto entre pacientes y profesionales, como entre los propios profesionales, o también los problemas derivados de la utilización de los servicios sanitarios, mediante la vía de la mediación y la conciliación.

El proyecto, en el que la Consejería de Sanidad lleva trabajando más de dos años, es “pionero” a nivel nacional, ya que no existe una experiencia similar que ofrezca al usuario la posibilidad de utilizar, de forma voluntaria, las vías y alternativas de resolución de conflictos en el sector sanitario.

Y la voluntad es extender esta herramienta al resto de centros del Servicio Cántabro de Salud (SCS), tal como ha explicado el consejero de Sanidad, Luis María Truan, que ha presentado la unidad en rueda de prensa, acompañado del director gerente del Área de Salud de Laredo, Antonio Merino, y de la doctora Mónica Hernández, responsable de la Unidad.

El proyecto está en la fase de arranque de la Unidad, con un período de enero a mayo próximo de rodaje y perfeccionamiento. En junio próximo se realizará una primera evaluación de los resultados obtenidos por la Unidad de Gestión de Conflictos Sanitarios, y se establecerán los mecanismos de mejora necesarios en función de los resultados conseguidos.

Tras recordar que este proyecto de resolución extrajudicial de conflictos en el ámbito sanitario es una de las medidas comprometidas en el segundo Plan de Gobernanza, el consejero ha destacado que en el mes y medio que lleva funcionando de forma piloto esta Unidad -entre el 17 de enero y el 21 de febrero-, se han atendido un total de once casos. Todos ellos han sido conflictos externos, bien entre pacientes y profesionales u hospital, o pacientes con otros agentes externos.

Nueve de esos casos ya están resueltos, en siete de ellos se ha logrado el acuerdo mediante la aportación de información, y en los otros dos se ha utilizado la conciliación. De esta forma, la Unidad ha contactado con la otra parte en conflicto, y se ha resuelto satisfactoriamente sin necesidad de recurrir a la mediación.

La resolución del conflicto debe realizarse en un plazo máximo de 30 días naturales. Hasta ahora, en los casos resueltos el tiempo máximo ha sido de seis días.

Conflictos más frecuentes

Los conflictos más frecuentes son los relacionados con falta de información y problemas de comunicación (50 por ciento), aquellos vinculados con la organización (20 por ciento) y el 30 por ciento se han clasificado como conflictos profesionales, asistenciales y éticos.