19 nov 2018 | Actualizado: 12:45

El Hospital de Gandía incorpora una terapia novedosa para tratar el Parkinson avanzado

Administrando una infusión continua intraduodenal de levodopa/carbidopa

Lunes, 16 de septiembre de 2013, a las 18:33

Redacción. Valencia
La Unidad de Neurología del Hospital Francesc de Borja de Gandía, en colaboración con el Servicio de digestivo, ha aplicado por primera vez a uno de sus pacientes un nuevo tratamiento eficaz para el párkinson en fase avanzada. El 10 por ciento de los pacientes diagnosticados con párkinson presentan la enfermedad en estado avanzado, cuando la mayoría no responde adecuadamente a los fármacos orales disponibles y sufre gran discapacidad, llegando a padecer trastornos de comportamiento, trastornos cognitivos o alteraciones del equilibrio y la marcha.

La neuróloga María Boscá.

A medida que la enfermedad de Parkinson evoluciona, el paciente pierde autonomía, haciéndose cada vez más dependiente y generando una sobrecarga en el cuidador, que acaba viéndose obligado a abandonar otras actividades de su vida. En estos estadios, los beneficios que aportan los tratamientos avanzados al paciente influyen positivamente en la calidad de vida de sus cuidadores, ya que dotan al enfermo de una mayor autonomía.

En concreto, la terapia incorporada por el hospital consiste en la administración de la infusión continua intraduodenal de levodopa/carbidopa, a través de una sonda intraduodenal que permite que la sustancia pueda liberarse de modo continuo a lo largo del tiempo, favoreciendo un tratamiento personalizado. Gracias a su formulación en gel, este medicamento consigue una mayor estabilidad del paciente, ya que reduce los síntomas motores y no motores de la enfermedad, lo que se traduce en una mejora de su calidad de vida y una ganancia en su autonomía.

El hecho de que el tratamiento se administre por vía continua intraduodenal es un importante avance para los pacientes que padecen esta patología: su forma de administración le permite tener un efecto que se mantiene constante a lo largo del tiempo en la dosis adecuada para cada paciente.

María Boscá, neuróloga del Hospital de Gandía, ha destacado la colaboración multidisciplinar entre los servicios de Neurología y Digestivo  para la puesta en marcha de este tratamiento. “La implicación de neurólogos y enfermería con amplia experiencia en enfermedad de párkinson así como la estrecha colaboración del servicio de Digestivo (encargado de realizar la gastrostomía endoscópica percutánea –PEG- para colocar la sonda en el paciente) es fundamental a la hora de la correcta implementación del tratamiento. En este sentido la labor multidisciplinar llevada a cabo Hospital de Gandía ha sido excelente”, concluye.