20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

Una nueva técnica en trasplante de linfoma de Hodgkin con donantes haploidénticos reduce la toxicidad

Los pacientes recuperan la función de la médula ósea a los 16-18 días de la intervención

Martes, 19 de mayo de 2015, a las 17:34
Redacción. Madrid
Hematólogos del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético, que lidera el Servicio de Hematología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, están utilizando una nueva técnica de trasplante de células madre hemopoyéticas de médula ósea, de linfoma de Hodgkin, utilizando como donante uno de los familiares haploidéntico, es decir, un donante mitad idéntico con el paciente (padre, madre, hijos o hermanos).

 Jorge Gayoso, jefe de Sección de Hematología.

La novedad de la técnica consiste en utilizar dosis reducidas de fármacos antes del trasplante y dosis altas de quimioterapia inmunosupresora tras el mismo, lo que reduce considerablemente la toxicidad a la vez que previene la temida enfermedad de injerto contra huésped.

Tras el trasplante, los pacientes recuperan la función de la médula ósea a los 16-18 días del trasplante, mostrando un cien por cien de células procedentes de su donante a partir de los 30 días.

La originalidad de esta modalidad de trasplante radica en que se utilizan progenitores de médula ósea o sangre periférica completa del donante no idéntico, sin modificar su contenido celular como se venía haciendo hasta ahora en este tipo poco habitual de trasplantes, y adicionalmente se previene la enfermedad de injerto contra huésped administrando quimioterapia inmunosupresora, en altas dosis, tras el trasplante.