Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

El Gobierno vasco dice que la polémica con La Rioja puede “romper” la cohesión sanitaria

Se renovarán las tarjetas individuales sanitarias de todos los ciudadanos vascos a partir de 2012

Miércoles, 09 de noviembre de 2011, a las 17:36

Redacción / Leire Sopuerta Biota
El consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Rafael Bengoa, ha advertido de que la cohesión del Sistema Nacional de Salud "se está empezando a romper" con decisiones como la adoptada por el Gobierno de La Rioja al dejar de atender, salvo para casos de urgencias, a pacientes de Rioja Alavesa.

El consejero Rafael Bengoa.

Bengoa se ha referido a esta polémica durante la presentación del proyecto de Presupuestos de su departamento para 2012, que con cerca de 3.400 millones de euros, supone un 0,5 por ciento menos que el de este año. El responsable de Sanidad del Ejecutivo autonómico ha criticado la decisión "unilateral" de las autoridades riojanas de dejar de atender, salvo en casos de urgencias, a los pacientes de los municipios de Rioja Alavesa.

Tradicionalmente, vecinos de localidades vascas como Oyón o Laguardia, ubicadas en Rioja alavesa y más cercanas a hospitales de la comunidad autónoma vecina que a los centros de Euskadi, eran atendidos en los ambulatorios de sus municipios y, en caso de necesitarlo y por criterios de proximidad, se les derivaba a especialistas de hospitales riojanos.

Bengoa ha recordado que Osakidetza atiende a personas procedentes de zonas cercanas como Navarra, Burgos y "probablemente", también a ciudadanos franceses. Esto, según ha indicado, es "muy natural" y da "cohesión" al Sistema Nacional de Salud. Por ese motivo, ha asegurado que con situaciones como la que se ha producido con los vecinos de Rioja Alavesa "esa cohesión se está empezando a romper". De todas formas, ha explicado que se está tratando de buscar una solución a los cerca de 400 pacientes afectados por este problema.

Tarjetas individuales sanitarias

El consejero de Sanidad también ha anunciado que renovará las tarjetas individuales sanitarias de todos los ciudadanos vascos a partir de 2012. La renovación, ha explicado, tiene como objetivo facilitar la implantación de la receta electrónica, un proyecto que acaba de comenzar con la puesta en marcha del nuevo sistema universal de prescripción (Supre) que utilizan ya los médicos de familia.

La sustitución de las actuales tarjetas por el nuevo modelo se hará de forma progresiva. Si los planes del Gobierno vasco se cumplen, las primeras estarán en circulación en el segundo trimestre de 2012, con lo que será entonces cuando se estrenará la receta electrónica.

Presupuestos

Respecto a los presupuestos, Bengoa ha explicado en el Parlamento su departamento dispondrá en 2012 de 3.403 millones, aunque “el Servicio Vasco de Salud no se verá afectado, ya que dispondrá de 2.414 millones, un 1,17 por ciento más que en 2011”.

El ajuste afectará al gasto en farmacia. Este apartado tendrá 566,4 millones, un 7,3 por ciento menos. El coste con los conciertos con centros privados disminuirá un 1,8 por ciento.

Bengoa ha reconocido que el presupuesto obliga a una “gestión exigente y dura”, así como a “hacer más con menos, y hacer mejor”. El consejero ha reconocido que su departamento será “austero en la gestión, solvente en el pago a los proveedores y adecuará el ritmo de ejecución a la situación económica”