Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El Gobierno renueva el apoyo al Colegio de Psicólogos

Del Río destaca que cualquier persona involucrada en una catástrofe debe recibir la mejor atención para superar el fuerte impacto emocional

Miércoles, 09 de abril de 2014, a las 16:46
Redacción. Logroño
El consejero de Presidencia y Justicia, Emilio del Río, y la decana del Colegio de Psicólogos de La Rioja, Pilar Calvo, han renovado por quinto año la colaboración entre ambos organismos para mantener y reforzar el servicio de protección y ayuda psicológica a víctimas, familiares, intervinientes y otros afectados en el supuesto de desastres y catástrofes y por el que el Ejecutivo regional aporta la cantidad de 2.869 euros.

Emilio del Río.

El convenio parte de la base de que cualquier persona involucrada en una emergencia puede resultar psicológicamente afectada por los efectos de la catástrofe “experimentando, en diferente grado, emociones de miedo, temor, inseguridad, incertidumbre, preocupación, pena o dolor, que son reacciones esperables en una situación excepcional como una catástrofe“.

El consejero de Presidencia y Justicia ha señalado que “La Rioja cuenta con un Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma cuya gestión es competencia de la Dirección General de Justicia e Interior y que permite planificar las actuaciones necesarias para poder dar respuesta rápida y eficaz, evitando las improvisaciones ante cualquier riego o emergencia que se produzca dentro de nuestra comunidad”.

Emilio del Río, ha destacado que “un desastre puede romper la estructura social, pero su impacto va a variar tanto en función de la capacidad de las víctimas para reaccionar de manera adecuada psicológicamente, como de la capacidad técnica y recursos que la zona tenga para hacerle frente. Es por esto que el Gobierno regional considera imprescindible colaborar en este aspecto con el Colegio de Psicólogos”.

En este sentido, Del Río ha apuntado que “la atención psicológica en este tipo de situaciones va dirigida tanto a las personas que han resultado afectadas por el acontecimiento catastrófico como a los miembros de los equipos de salvamento y, que en cualquiera de los casos, deben recibir la mejor atención para superar el fuerte impacto psicológico al que se ven sometidos”.