17 nov 2018 | Actualizado: 19:00

El Gobierno regional ofrece reducir a la mitad los recortes salariales

El Ejecutivo ha puesto como fecha de caducidad a la ley el 31 de diciembre de 2011, aunque el principal escollo es la jornada laboral

Martes, 15 de febrero de 2011, a las 18:39

Redacción. Murcia
El Gobierno regional ha trasladado a los nueve sindicatos con los que negocia el desarrollo de la Ley de Medidas Extraordinarias una serie de modificaciones, entre ellas, la reducción a la mitad de los recortes salariales aplicados a los funcionarios y la fijación de una fecha de caducidad de la ley, que tendría vigencia hasta 31 de diciembre de 2011. Sin embargo, para las organizaciones sindicales estas propuestas, aunque suponen un avance, “no llegan, ni mucho menos, a lo deseado”.

Los consejeros de Educación, Presidencia y Sanidad con los representantes de los nueves sindicatos.

Durante este encuentro, el quinto desde que comenzaron las negociaciones, los consejeros de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca; la de Presidencia y Administraciones Públicas, María Pedro Reverte; y de Sanidad, María Ángeles Palacios, entregaron la propuesta por escrito a las organizaciones sindicales UGT, CSI-F, CC.OO, SATSE, STERM-Intersindical, ANPE, SAE, SIDI y Sindicato Médico.

La propuesta del Gobierno regional contemplaba rebajar al 50 por ciento el recorte salarial contenido en la Ley original, de forma que la reducción de 75 euros en los salarios de los empleados públicos quedaría en 37,5 euros, así como recuperar el 50 por ciento de algunos puntos del Ayudas del Plan de Ación Social, según informaron fuentes sindicales.

Las mismas fuentes han explicado que la jornada laboral “no sufre cambios y se mantienen las 37 horas y media, lo que supone un escollo importante para la negociación”, al tiempo que “se sigue atascado en lo que respecta a la disminución del sueldo por incapacidad transitoria”.

Los representantes del Ejecutivo "también han dejado claro el carácter coyuntural o temporal de la Ley, añadiendo una disposición final en la que dicen que la vigencia de la Ley es de un año, es decir, hasta el 31 de diciembre de 2011”.

Sin embargo, las mismas fuentes suponen que esa propuesta que supondría “volver a la situación en un año”, pero los sindicatos consideran que “no queda claro la manera en que se recuperaría la situación de inicio, los acuerdos que se suspenden y las condiciones en los aspectos de jornada, salario o acción social”.

Al parecer, los nueve sindicatos que están sentados en la mesa de negociación han mantenido “bastante unanimidad” en la valoración del texto, y reconocen los avances pero “no llegan, ni mucho menos, a lo deseado”. Asimismo, los sindicatos están “más o menos de acuerdo en la priorización de las partes que son más o menos importantes”. Sin embargo, aclaran que “no está claro lo que los diferentes sindicatos considerarán aceptable, de forma que algunos se pueden conformar a pesar de no estar de acuerdo en un punto”.