13 nov 2018 | Actualizado: 21:20

El delegado navarro de Cruz Roja viaja al Chad por la epidemia de cólera

Antonio Carabante permanecerá en el país africano durante un mes

Miércoles, 14 de septiembre de 2011, a las 17:06

Redacción. Pamplona
El delegado navarro de Cruz Roja Antonio Carabante ha partido hacia Chad para ponerse al frente de la logística en la recepción de la ayuda humanitaria que esta organización envía a ese país africano ante la grave epidemia de cólera que padece.

Antonio Carabante.

Carabante permanecerá en Chad durante un mes, según ha informado Cruz Roja en un comunicado, en el que ha precisado que según sus datos y los de la Media Luna Roja (FICR), ese país afronta una de las peores epidemias de cólera de su historia con 12.713 casos registrados hasta el momento y de ellos 364 muertes, cifra que se puede duplicar durante la temporada de lluvias, entre septiembre y octubre, si no se emprenden acciones inmediatas.

Esta enfermedad, altamente contagiosa, afecta a más de la mitad de los distritos que conforman Chad y ha llegado por primera vez a las regiones más al este del país, por lo que uno de los mayores peligros es que se extienda por los campos de refugiados situados en la frontera con Sudán.

La Cruz Roja ha estado respondiendo al brote de cólera desde que se conocieron los primeros casos desinfectando puntos de agua, mejorando acceso al agua potable, construyendo letrinas, distribuyendo jabón, artículos de saneamiento y realizando campañas de salud.

Según Carabante, la causa principal de este brote de cólera es la falta de sistemas de saneamiento en el país, "donde amplios grupos de población no disponen de letrinas y beben agua contaminada".

De hecho, según el delegado navarro, "las condiciones de higiene y saneamiento son tan precarias que este año los primeros brotes de cólera se han adelantado, ya que generalmente aparecen con el inicio de la temporada de lluvias".

Por ello, la FICR ha hecho un llamamiento de emergencia para poder recaudar urgentemente 3 millones de francos suizos (casi 2,5 millones de euros), dinero destinado a formar voluntarios, construir letrinas, desinfectar agua, distribuir jabón y sensibilizar a la población.

Los hospitales del país no tienen suficientes medios para atender a los enfermos, por lo que la Cruz Roja está creando centros de tratamiento de urgencia, en los que se suministra a los enfermos hidratación inmediata, "ya que las consecuencias del cólera son fuertes diarreas y deshidratación severa".

"El cólera es fácilmente tratable, el problema es que hay que actuar con rapidez porque se contagia muy rápido, especialmente en condiciones de higiene como las del Chad", por lo que, según Carabante, además de la atención sanitaria, "el objetivo es desinfectar las clínicas para que no se conviertan en focos de la enfermedad y enseñar a la población medidas básicas para prevenir contagios, como lavarse las manos varias veces al día y beber agua en buen estado".