Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55

El Comité Ciudadano Anti-Sida pide a Salud que se atienda la lipodistrofia en Asturias

Hasta el momento estos pacientes son derivados a Santiago de Compostela y A Coruña

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Ramón Quirós, consejero de Salud.

E.P. Oviedo
El Comité Ciudadano Anti-Sida de Asturias ha pedido a la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado que “sea sensible” a las necesidades de los pacientes seropositivos y permita que se atienda la lipodistrofia en la comunidad.

La lipodistrofia es uno de efectos secundarios de los tratamientos del VIH-sida, que provoca un trastorno en el metabolismo de las grasas especialmente evidente en el rostro. Por ello, desde el Comité consideran necesario que las intervenciones de reconstrucción facial se lleven a cabo en Asturias.

De este modo, aunque reconocen como un avance el hecho de que se hayan derivado ya a unas 50 personas a Santiago de Compostela y A Coruña para iniciar el proceso, reiteran la importancia de que estas prácticas se desarrollen en Asturias.

“Sería beneficioso para todos y menos costoso que derivar pacientes”, ha señalado en declaraciones a Europa Press la presidenta del Comité Ciudadano Anti-Sida de Asturias, María José Sánchez Romero, coincidiendo con la reciente celebración del Día Internacional contra el VIH-Sida, el 1 de diciembre.

Otra de las reivindicaciones de la organización es que el lavado de semen para los seropositivos se realice en el Principado, ya que hasta la fecha se derivan los casos al País Vasco, comenta la presidenta del Comité. “Se está haciendo, pero se está haciendo fuera de Asturias, por lo que supone un logro a medias”, ha remarcado Sánchez Romero.

En el Principado de Asturias entre enero y octubre de este año se han diagnosticado 93 nuevos casos de VIH, que sitúan la incidencia de infección en 87,8 por millón de habitantes, ocho puntos por encima de la media nacional que alcanza el 79,3. En el Principado, son 1.485 las personas que padecen sida, y los gastos en antirretrovirales alcanzan los 14,3 millones de euros.