Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

El Colegio de Médicos de Vizcaya colaborará en las reformas y no en los recortes con la futura Administración

Aboga por gestores profesionales que trabajen al margen de los vaivenes que la política

Martes, 16 de octubre de 2012, a las 14:41

Redacción. Bilbao
Ante la cercanía de las elecciones autonómicas en el País Vasco, el Colegio de Médicos de Vizcaya ha elaborado un comunicado dirigido “a las personas en las que va a recaer la futura responsabilidad de guiar, de pilotar la nave de la sanidad en Euskadi en los próximos cuatro años”. En él, manifiesta su intención de “colaborar con la futura Administración, en pro de una sanidad enfocada hacia la mejora de la salud de nuestros conciudadanos” y hace hincapié en la necesidad de reformas y no de recortes en Sanidad.

Cosme Naveda, presidente.

“La situación estructural sanitaria, desde tiempos anteriores a la crisis, clamaba por reformas que reenfocaran la deriva sanitaria con criterios de eficiencia. La situación de crisis no ha hecho sino poner en evidencia esta necesidad. Pero en vez de transformar el problema en una oportunidad, parece que las decisiones cortoplacistas solamente plantean soluciones de ajustes presupuestarios, recortes de plantilla y sobrecarga laboral sin contemplar ni valorar a medio o largo plazo las consecuencias de su implantación, como la desmotivación, el desánimo, el burnout y obviando otras medidas que incidan en cambios a medio plazo más eficientes”, señala el colegio en el comunicado.

Desde la entidad advierten que en la toma de decisiones se deben tener claros una serie de valores como son la equidad y la universalidad del sistema, la racionalidad, la sostenibilidad y la eficiencia en base a la evidencia científica y el consenso con los profesionales. “Uno de los factores claves para poder conseguir el éxito en los cambios es contar con la consulta, la participación y la implicación de los profesionales, que a la postre van a ser los encargados de desplegar y desarrollar los nuevos modelos que se propongan. Las políticas de buen gobierno, de buena gobernanza, de forma que todos vean que la teoría se transforma en realidades, con transparencia y participación, pueden ser un pilar clave para lograr éxitos ante cualquier planteamiento de cambios”. De ahí que abogue por “un perfil de gestores profesionales que puedan aplicar criterios de gestión al margen de los vaivenes que la política y la demagogia populista generan, tan proclives a marcar las decisiones de las organizaciones sanitarias”.

Sanidad pública y sanidad privada

Según el colegio de médicos, “el espíritu neoliberal que parece acompañar a la crisis amenaza a la sanidad pública. La sanidad pública y la sanidad privada son dos aspectos complementarios que deben convivir en armonía y en colaboración pero desde perspectivas de autogestión. Rechazamos políticas que desmantelen los servicios públicos o mermen su calidad para, a la postre, favorecer transvases a la actividad privada. La buena salud de la sanidad privada debe basarse en la calidad de sus servicios y no en el deterioro de la salud de la sanidad pública”.

Además, plasma en el comunicado que “el ciudadano del siglo XXI no concibe una labor asistencial fragmentada. Espera que todos los profesionales que intervengan en su cuidado manejen una información única y de calidad. La integración de los distintos niveles asistenciales debe ser una realidad”. Y añade que “la prevención de la salud, su promoción, los aspectos socio sanitarios que la acompañan, la dependencia etc. implican la coordinación de múltiples áreas de trabajo y del fruto de este esfuerzo dependen los logros o los fracasos”.

El comunicado concluye haciendo un llamamiento a los médicos para que “seamos, ahora más que nunca, unos profesionales comprometidos con la sociedad, dado que las consecuencias de la crisis se están cebando especialmente con las clases sociales más desfavorecidas”.