16 nov 2018 | Actualizado: 12:40

El Colegio de Médicos de Las Palmas renueva sus estatutos

Son íntegramente nuevos y buscan la innovación y la independencia de la institución

Martes, 08 de octubre de 2013, a las 11:10

Redacción. Las Palmas
Después de tres años de trabajo y tras pasar por la aprobación de la Asamblea General -de 10 de Junio- el Colegio de Médicos de Las Palmas ha visto publicado en el BOC sus nuevos estatutos; sustituyendo así a los anteriores que databan de 1993 que, según su presidente, eran tan antiguos que no correspondían ni con la ley ni con la sociedad actual.

Pedro Cabrera Navarro, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas.

“Nuestra institución venía regida por unos estatutos con más de veinte años de antigüedad que imposibilitaban la agilidad de muchos procesos internos. Eran estatutos de otros tiempos, tan lejanos que prácticamente ya no se correspondía a la ley vigente”, explica Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas; quien asegura que “los anteriores tenían muchas lagunas electorales como para intentar corregirlos, por lo que se ha empezado de cero”.

La Junta Directiva estuvo trabajando durante tres años de manera activa en este texto, encabezada por Marta León, vicesecretaria del Colegio, como directora del proyecto.

“La actual Junta Directiva llevaba en su programa electoral la actualización de los antiguos estatutos y, a sabiendas de que esta era una labor muy ardua, se puso a trabajar en ello hace tres años. En poco tiempo se puso en evidencia que reformar un texto tan obsoleto era una tarea casi imposible. Por ello, se decidió partir de cero y afrontar una novación de estatutos. Estos estatutos se escribieron desde el principio, artículo a artículo”, subraya el presidente.

El nuevo texto es totalmente original y único. Se analizaron los estatutos de varios Colegios de Médicos del resto de España y se definieron los aspectos que se debían abordar de manera diligente y pragmática.

Grandes objetivos de los nuevos estatutos

Una mayor democracia interna, limitando los mandatos de las directivas a dos periodos de cuatro años, se mejora la representación institucional de las islas de Fuerteventura y Lanzarote  y se instituye la moción de censura por parte de los colegiados.

Una mayor operatividad de los órganos directivos, limitando los cargos directivos a 10 miembros evitando las juntas directivas muy numerosas que se ha demostrado menos eficientes que las más reducidas. Esto ayudará además a una mayor fluidez en la toma de decisiones.

Como tercer gran eje, destaca la mayor independencia del Colegio, regulándose un régimen estricto de incompatibilidades para los miembros de la directiva de forma que la institución sea independiente de partidos políticos, directivos sanitarios, sindicatos y empresas del ámbito de la salud con ánimo de lucro.

Un proceso largo, necesario y transparente

El Colegio no podía esperar más para adaptarse a la realidad social, económica y tecnológica que ha tenido en los últimos veinte años en Canarias. Además, y no menos importante, los estatutos no podían continuar siendo una traslación y reiteración del articulado de los estatutos de otros Colegios ajenos a la realidad colegial canaria.

“El punto de partida fue diseñar las grandes líneas que inspirarían el cuerpo del documento que se resumieron en: alto nivel de democracia interna, gran operatividad de los órganos directivos, fluidez en la toma de decisiones, agilidad administrativa y, algo que se ha sentido como básico, absoluta independencia de la organización”, concluyó el presidente.

Desde el primer momento de ponerse en marcha, el proyecto estuvo abierto a las sugerencias y aportaciones de colegiados que desearan participar. Se abrió un espacio en la web colegial para que pudieran hacer llegar propuestas, sugerencias y planteamientos que la Junta Directiva debía contemplar.   

Cabrera ha querido subrayar que “cada Colegio marca sus reglas; nosotros defendemos unas ideas y quizás en Tenerife, que está aquí cerca, defienda otras, a pesar de que luego todos estemos representados en la Organización Médica Colegial (OMC)”.