Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Lunes, 15 de abril de 2013, a las 17:59

Cristina Mouriño.
Los planes previstos por la Consejería de Sanidad para el Hospital Carlos III pasan por su integración como centro de media estancia en la red del Hospital La Paz-Cantoblanco. Fuentes de la Comisión de Profesionales del Carlos III han explicado a Redacción Médica que esto supone que “el hospital desaparece como tal” y “deja de ser el hospital de apoyo a la red madrileña como lo era hasta ahora”.

Fernando Carrillo Arias, gerente del Hospital Carlos III; y Rafael Pérez Santamarina, gerente de La Paz.

Estas mismas fuentes señalan que el “único y principal fin es ahorrar” según les transmitió la viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Patricia Flores, en la reunión celebrada el pasado martes. “Por el momento, apuntan, no disponemos ni de un cronograma, ni de una cantidad estimada de ahorro ni del número de eventuales e interinos a los que, a partir del 31 de junio, se les rescindirá el contrato”.

Parte de la actividad ambulatoria del Carlos III se integrará en el Hospital La Paz, conservando solo algunas unidades de excelencia y no necesariamente con la localización física en el actual Hospital Carlos III, pero no así el personal, que se verá afectado, según la Comisión Profesional, “por no renovaciones y amortizaciones masivas de plazas”. Este proceso, explican, se realizará de forma coordinada y conjunta entre los profesionales y las direcciones generales de ambos hospitales con equidad en el baremo para la reducción de la plantilla tanto sanitaria como no sanitaria.

A las instalaciones del hasta ahora Carlos III se les otorga la función de hospitalización de media estancia dependiente de La Paz. Desde la Comisión señalan “la dudosa calidad y el riesgo de caer en falta de equidad y eficiencia, olvidando que el objetivo prioritario de estos centros es la recuperación funcional del paciente”. “Entre los planes de la Consejería, señalan, no está dotarlo y adaptarlo para que cumpla estos requisitos”. La Comisión critica que, “a priori, parece que la Consejería de Sanidad está primando el ahorro económico a corto plazo sin preocuparse por el precio en calidad y capacidad asistencial que eso pueda acarrearle al sistema sanitario a medio y largo plazo”.

Tras esta primera reunión en la que la Consejería ha marcado las directrices del proceso, ahora serán los responsables de los dos centros junto con sus profesionales los que deberán marcar las próximas lineas de trabajo para avanzar en este proceso de integración. Tendrán que abordar la integración analizando de manera conjunta las posibilidades con el fin de evitar la dualidad de servicios.