15 nov 2018 | Actualizado: 11:30

El Cabildo confirma la buena marcha de las obras del Ciclotrón del HUC

La prioridad es que esté en funcionamiento y dando servicio a los ciudadanos “lo antes posible”

Lunes, 13 de febrero de 2012, a las 18:19

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El vicepresidente segundo y consejero de Bienestar, Sanidad y Dependencia del Cabildo de Tenerife, Aurelio Abreu, ha visitado las obras de instalación del Ciclotrón que la empresa pública Imetisa, dependiente de la Corporación insular, está desarrollando en el Hospital Universitario de Canarias.

Imagen de un Ciclotrón como el que se construye en el HUC.

Abreu se mostró satisfecho por el buen ritmo de avance de las obras, "que demuestra que existe buena sintonía y coordinación entre la empresa e Imetisa, y nos anima a ser optimistas con respecto a la culminación de los trabajos en los plazos previstos". El consejero aseguró que "la prioridad es que el Ciclotrón esté en funcionamiento y dando servicio a los ciudadanos lo antes posible".

También, junto a varios ingenieros, el vicepresidente visitó el emplazamiento de la máquina y recibió explicaciones detalladas sobre los planes previstos para su traslado. Se trata de un aparato de unas trece toneladas y dos metros de alto, cuyas dimensiones complican mucho su manejo y traslado hasta el punto en el que va a quedar dispuesto. Anexo a esta área, estarán los laboratorios y salas de control, así como otras infraestructuras necesarias para el buen funcionamiento de la máquina.

Así, la Sanidad tinerfeña podrá disponer de una unidad de producción de radiofármacos para tomografía por emisión de positrones (PET), un sistema de diagnóstico médico por imagen que se desarrolla en el marco de la medicina nuclear y es capaz de medir la actividad metabólica del cuerpo humano.

La técnica se basa en detectar y analizar la distribución tridimensional que adopta en el interior del cuerpo un radiofármaco de vida media ultracorta administrado a través de una inyección intravenosa; antes este fármaco tenía que traerse de la península, incrementando su coste y disminuyendo su calidad por el tiempo de envío, un problema que se elimina con el Ciclotrón ya que pasa a producirse en la Isla.