Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 16:15

La investigación mundial dispondrá del ‘big data’ catalán

La agencia Aquas garantiza el total anonimado de los datos de los pacientes

Lunes, 28 de julio de 2014, a las 15:39
Redacción. Barcelona
La Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aquas) proveerá a centros de investigación catalanes e internacionales de datos clínicos que genera diariamente el sistema sanitario, y lo gestionará una empresa privada con una inversión de 25 millones de euros en ocho años.

Argimon.

Esta agencia, dependiente de la Generalitat, ha garantizado el total anonimato de los datos de todos los pacientes. “Tenemos digitalizados todos los datos relacionados con la imagen radiológica, así como las dosis de radiación emitidas”, y una interpretación de estos datos podría convertirse en una recomendación para toda la ciudadanía sobre los efectos nocivos o no del TAC, ha explicado el director de la Aquas, Josep María Argimon.

El concurso será lanzado a partir de septiembre y se prevé que esté adjudicado a final de año, con una inversión por parte de una empresa privada de 25 millones en ocho años, que la compañía podría recuperar con la transacción por la gestión de los datos.

No obstante, Argimon ha negado rotundamente que la administración catalana se quiera dedicar a vender datos, y ha abundado en los “efectos intangibles” del proyecto, que puede acortar una investigación de 20 años en cuatro o cinco años, y supone una alineación con las tendencias internacionales de reutilización de datos para aprovechar las potencialidades del sistema.

Los centros de investigación, especialmente los catalanes, podrán pedir datos a la empresa ganadora del concurso, pero será siempre la misma Aquas la que se encargará de llevar a cabo las tareas de anonimato para entregarlos ya de forma agregada y con todas las garantías de encriptado para evitar que se pueda identificar a un paciente.

Código ético de protección de datos

El proyecto cumplirá toda la regulación relativa a la protección de datos y también prevé aprobar un código ético, con mecanismos que permiten evitar estigmatizaciones de barrios y poblaciones, e incluso de individuos con patologías raras.

El catalán es un sistema sanitario casi único en el mundo en cuanto a integración digital de todos los actos sanitarios, gracias al uso de código de identificación personal (CIP) que se utiliza, a través de la tarjeta sanitaria individual (TSI), para cualquier contacto con el sistema.

‘Big data’ histórico

El 'big data' sanitario catalán cuenta con un histórico digital en los hospitales de diez años, de farmacia de cinco años y de radiología de los últimos tres, si bien cada año se prescriben 140 millones fármacos, se llevan a cabo 750.000 ingresos hospitalarios y 45 millones de visitas en la atención primaria.

El objetivo es mejorar la capacidad de análisis de los datos y potenciar la difusión y promoción del proyecto a nivel internacional, habida cuenta de que el análisis de datos es una tendencia mundial y Catalunya podría ser pionera en el liderazgo de este sector.