Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:45
Jueves, 28 de abril de 2011, a las 18:40

Vicenç Thomàs, consejero de Salud.

Redacción. Palma
La incidencia de las enfermedades músculo-esqueléticas, propias de la traumatología, han crecido de forma notable los últimos tres años. Son las más visitadas en los centros de salud de Atención Primaria, pero también han aumentado en los hospitales públicos, ya que han generado un 5 por ciento más de consultas, hasta las 51.000 y, consecuentemente, han supuesto un incremento de los procedimientos quirúrgicos del 12 por ciento, que han llegado a las 11.123 intervenciones, según los datos presentados por el consejero de Salud, Vicenç Thomàs en la inauguración del 28 Congreso de la Asociación Balear de Cirurgia Ortopédica y Traumatología.

El consejero de Salud ha destacado la evolución de la especialidad de traumatología, tanto en los aspectos técnicos como de organización: mejora en los procesos instrumentales, que son menos invasivos, reducción de las estancias hospitalarias e introducción de criterios de priorización , todo ello con el objetivo de mejorar la calidad de la asistencia para hacerla más eficiente y sostenible en el tiempo.

También, ha señalado que se ha potenciado la coordinación con otras especialidades, como la reumatología, rehabilitación y clínica del dolor. El reto actual es profundizar en el trabajo multidisciplinar con neurocirugía y neurología, ya que “las propias características de los enfermos requieren una visión amplia de otras disciplinas que se inician ya en la atención primaria”. Precisamente, es en este primer nivel asistencial donde el enfermo recibe los consejos de educación y prevención para autocuidarse. La finalidad es que la asistencia en atención primaria sea más resolutiva y sólo derivar a los hospitales los casos en los que sea verdaderamente necesaria la participación de los médicos hospitalarios.