Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Diferencias autonómicas de hasta 2.700 euros en el tratamiento de patologías cerebrovasculares

El Ministerio de Sanidad evalúa el proceso de atención a estas patologías en los distintos servicios del Sistema Nacional de Salud

Miércoles, 17 de julio de 2013, a las 15:01

Redacción. Madrid
Cada paciente con una enfermedad cerebrovascular (ECV) en España supuso un gasto medio de 6.123 euros por alta al Sistema Nacional de Salud (SNS), un coste solo superado por el tratamiento de las neoplasias (6.620,59 euros por paciente). Según los datos recogidos en el informe ‘Carga de morbilidad y proceso de atención a las ECV en los hospitales del SNS’, elaborado por el Ministerio de Sanidad con cifras de 2010, el rango de variabilidad entre la atención de los pacientes en las distintas regiones se sitúa en más de 2.700 euros.

Fuente: MSSSI.

Este hecho está asociado fundamentalmente a la distinta complejidad (case mix) de los casos y la mayor proporción de casos quirúrgicos, según explican los autores del informe. Por comunidades autónomas, los costes medios más elevados a consecuencia de una enfermedad cardiovascular dentro de los hospitales del SNS se calcularon para las comunidades de Canarias (7.210,11 euros), Madrid (6.435,72 euros) y Cataluña (6.423,57 euros). En el extremo opuesto, las comunidades de La Rioja (4.502,07 euros), Ceuta (4.855,84 euros) y Extremadura (5.559,35 euros) fueron las que menores costes medios tuvieron en relación a las ECV producidas en los hospitales del SNS.

De media, los costes de los casos con cirugía (8%) superan en cinco veces a los casos médicos. En concreto, los casos de ictus agudos fueron algo más costosos por término medio (6.922 euros) y de ellos, los quirúrgicos, con 25.505 euros por paciente, fueron cinco veces más caros que los casos médicos (5.163 euros de media).

Aumento de casos en toda España

Sobre los datos clínicos del informe, destaca que las altas de hospitalización por ECV han aumentado un 41,21 por ciento desde 1997, y se situaron en 2010 como la octava causa de hospitalización, representando un 2,75 por ciento de las altas totales. De este modo, en ese año se produjeron más de 200 ingresos por cada 100.000 habitantes a consecuencia de una ECV.

La gran mayoría de ingresos por esta causa se produjeron de forma urgente y la mayoría de altas fueron a domicilio. Solo una pequeña proporción de pacientes requirieron una intervención y entre los procedimientos más frecuentes se encuentra la angioplastia cuya indicación ha ido en aumento a lo largo del tiempo. La cifra de fallecimientos en 2010 a consecuencia de una ECV alcanzó los 12 casos por cada 100 altas producidas.

Una carga para el sistema público

En conjunto, concluyen los expertos, las ECV mantienen en nuestro país un puesto preponderante en morbilidad y especialmente en mortalidad, suponiendo, en consecuencia, una de las mayores cargas económicas para el sector hospitalario público, ya que, entre otros datos, más de 4 de cada 10 fallecimientos producidos en España a consecuencia de una ECV tuvieron lugar en un centro público.