Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

“Comenzar a descifrar el genoma humano, está abriendo paso a una nueva medicina de carácter preventiva y personalizada”

El Aula Montpellier y la Real Academia de Medicina de Zaragoza celebran un acto conjunto

Miércoles, 27 de febrero de 2013, a las 11:50

Redacción. Zaragoza
Mañana jueves se celebra el tercer acto programado para este curso del XIII Ciclo del Aula Montpellier. En esta ocasión se trata de un acto conjunto de colaboración entre el Aula Montpellier y la Real Academia de Medicina de Zaragoza. A las 20,00 horas Luis Oro, catedrático de Química, director del Instituto de Catálisis Homogénea en la Universidad de Zaragoza, premio Rey Jaime de Aragón de Investigación, impartirá la conferencia “Química: nuestra vida, nuestro futuro”.

Luis Oro.

A lo largo de su ponencia Oro mostrará cómo la Química es una ciencia central, que por su propia naturaleza ocupa un lugar destacado entre todas las disciplinas científicas, con las que está estrechamente relacionada. De hecho, los elementos químicos están presentes en toda la materia conocida interviniendo en todos y cada uno de los procesos de la vida. “Si somos capaces de entender ese todo, de conocer su composición, su comportamiento y cómo gobernar sus transformaciones, modificándolas, actuando sobre ellas y controlándolas en función de nuestras necesidades, seremos capaces de garantizar el desarrollo sostenible del planeta y, por tanto, de nuestro futuro” señala Luis Oro.

Luis Oro recordará que no hay que olvidar que esta ciencia ha proporcionado importantes aportaciones y soluciones innovadoras en el pasado y lo va a seguir haciendo en el futuro en aspectos tan relevantes como un mejor entendimiento de la química de la vida, y la creación de moléculas y materiales con propiedades y aplicaciones insospechadas.

En este sentido, la contribución de la Química al desarrollo de nuevos materiales ha permitido el acceso fácil, rápido y económico a nuevas tecnologías digitales como la banda ancha y los teléfonos móviles, que han acelerado la difusión de tecnologías basadas en mejores prácticas, han revolucionado la organización interna y externa de la investigación y han facilitado la implantación de centros de investigación en áreas remotas, apunta Luis Oro.

Asimismo, indica Luis Oro cómo nuestra esperanza de vida se ha duplicado en los últimos cien años; la contribución de la Química en áreas como el diagnostico, la prevención y el tratamiento de enfermedades ha sido sin duda un factor clave en ello, subraya. Y señala como ejemplo la aplicación de la Química a la farmacología, que ha hecho posible la aparición de vacunas, antibióticos y todo tipo de medicamentos que han supuesto una reducción drástica de los índices de mortalidad. “A ellos debemos uno de cada cinco años de nuestra vida y gracias a ellos podemos vivir en mejores condiciones hasta edades más avanzadas. Por otro lado, el haber iniciado a descifrar el genoma humano, está abriendo paso a una nueva medicina de carácter preventiva y personalizada”, concluye el Catedrático Luis Oro.

Durante su conferencia Luis Oro también se referirá a los retos más importantes de la Química. Y uno de ellos, a su juicio, consiste en contribuir a sentar las bases de un desarrollo sostenible del planeta Tierra evitando un consumo insostenible de los recursos. La energía, el agua, los alimentos y el medio ambiente son los cuatro retos más importantes de nuestro mundo. Pues bien, defiende Luis Oro, la química es una ciencia fundamental para identificar el origen de la contaminación, que en algunos casos es de origen natural, proponer posibles opciones para su solución, o al menos para minimizar sus efectos negativos, aunque corresponden en último término a la sociedad las decisiones finales.

En definitiva, tal y como desarrollará Luis Oro en su conferencia del Aula Montpellier, la química es totalmente necesaria para proporcionar las bases que permitan realizar un balance inteligente, en todo momento, del binomio riesgo / beneficio, y asumir el mínimo riesgo aceptable. Sin duda, en este siglo XXI, el desarrollo sostenible de nuestro planeta necesita de la Química y su capacidad permanente de aportar soluciones a las crecientes y cada vez más complejas demandas de nuestra sociedad, defiende el Premio Rey Jaime de Aragón de Investigación.