Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Cemsatse denuncia que Sanidad ha iniciado la jubilación forzosa “para evitar la marea blanca”

El sindicato anuncia que los médicos han comenzado a recibir mensajes de móvil y correos electrónicos

Viernes, 12 de julio de 2013, a las 11:49

Redacción. Valencia
El sindicato autonómico Cemsatse ha anunciado en un comunicado que comienza la campaña informativa sobre la orden de jubilación forzosa impuesta en el reciente decreto ley aprobado por el Gobierno. Según el secretario general de CESM, Andrés Cánovas, quieren “movilizar las reclamaciones de los médicos” de forma individual.

Los secretarios autonómicos de CESM y Satse, Andrés Cánovas y Ana Parejo.

El sindicato asegura que la Consejería ha comenzado a enviar las cartas de jubilación en los últimos días para “intentar evitar una marea blanca” y critica que pese a su petición de posponer esta medida a después del verano, no ha recibido respuesta del departamento que lidera Manuel Llombart.

‘Sms’ y correos electrónicos

En su comunicado, Cemsatse asegura que los facultativos que cumplen 65 años y cuentan con la prolongación de su vida laboral han recibido “sms o emails para que puedan hacer la reclamación adecuada”. Para realizar cualquier reclamación que necesite el colectivo médico valenciano, la organización sindical pone a su servicio las tres asesorías jurídicas con las que cuenta, además de recordar que la organización ha emprendido “las acciones jurídicas necesarias para intentar impedir su aplicación, a pesar de esto aconseja a todos los médicos, que cada uno de ellos reclame individualmente”.

Un 10% menos de médicos

Ante la formalización de estas jubilaciones, CESM-CV manifiesta su “preocupación por la asistencia de los ciudadanos de esta Comunidad, ya que en un intervalo de cuatro meses la plantilla de los médicos disminuirá en un 10 por ciento”, de manera drástica, y “además será en las personas con más experiencia en la medicina actual y que han mantenido dicha calidad”. En este sentido, recrimina a la Consejería priorizar el ahorro sobre la asistencia sanitaria.