15 nov 2018 | Actualizado: 17:50
Martes, 12 de noviembre de 2013, a las 13:37

Javier Barbado / Ahora que se pone en tela de juicio la capacidad de las empresas privadas para gestionar la sanidad en algunas comunidades autónomas, tal vez se deba dirigir la mirada a Cataluña, pionera en asumir las competencias en este campo y protagonista de un modelo organizativo muy peculiar en el que conviven consorcios, empresas públicas, fundaciones y otras fórmulas alternativas. Además, se trata de la única autonomía que ofrece resultados públicos anuales por medio de un observatorio propio, la Central de Resultados. De su último informe se deduce que las entidades sanitarias de titularidad privada no desentonan cuando colaboran con los organismos públicos; de hecho, algunos indicadores como el número de ingresos hospitalarios evitables apuntan a que lo hacen mejor.

Lea ya el reportaje completo en 'Revista Médica' a través de su iPad, tablet, o en www.rmedica.es