La consejera de Sanidad asegura que el compromiso del Gobierno de España para pagarlo se mantiene “intacto”



25 sep 2012. 00.03H
SE LEE EN 2 minutos

María José Sáenz de Buruaga.

Redacción. Santander
La consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, ha defendido la fórmula concesional que el Gobierno regional ha decidido adoptar para las obras de la Fase 3 del Plan Director de Valdecilla como la “única alternativa” para acabarlas esta legislatura, “algo que no le cuadra” a su antecesora, la socialista Dolores Gorostiaga, que le ha preguntado “qué esconde” y ha achacado el cambio a que el Ejecutivo no tiene asegurado que el Estado vaya a pagarlas.

Cuestionada por Gorostiaga en el Pleno, Sáenz de Buruaga ha asegurado que el compromiso del Gobierno de España para pagar Valdecilla se mantiene “intacto” y ha explicado que su decisión de rescindir el contrato con la UTE que ejecutaba las obras no se debe a “falta de financiación”, sino a que la “rebeldía” de la empresas y los “incumplimientos” del contratista han llevado a la paralización de las obras.

“Instinto de protección”

En este sentido, ha cuestionado a Gorostiaga por los motivos de su “instinto de protección” a las empresas y le ha preguntado “de qué lado está”.

Así, Sáenz de Buruaga ha opinado que la socialista “tapa” a la UTE “porque detrás de sus incumplimientos está su incapacidad de gestión” cuando fue consejera de Sanidad la pasada legislatura y su “falta de coraje” para enfrentarse a las empresas, cediendo ante sus “presiones” y aceptando un nuevo modificado del proyecto, con su consiguiente sobrecoste.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.