Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Bruselas da luz verde a la “receta única” del paciente viajero

Se calcula que cada año se prescriben 2,3 millones de fármacos en países distintos a los de retirada. La mitad de los pacientes tiene problemas para obtener sus medicamentos

Jueves, 20 de diciembre de 2012, a las 18:01

Javier Leo. Madrid
La Comisión Europea ha aprobado este jueves la lista de requisitos mínimos a incluir en las recetas médicas prescritas a pacientes que vayan a viajar a otro país de la Unión Europea. De este modo, se establece una forma única para identificar al paciente, el médico prescriptor y el medicamento o el producto sanitario prescrito. Los requisitos deberán ser implementados en las legislaciones nacionales de los 27 Estados miembro antes del 25 de octubre de 2013.

Tonio Borg, comisario de Salud y Consumo.

Se calcula que cada año se realizan 2,3 millones de prescripciones para ciudadanos que necesitan retirar sus medicamentos en países diferentes al de residencia. Este colectivo está compuesto principalmente por pacientes con enfermedades crónicas, residentes en zonas fronterizas o personas con enfermedades raras que necesitan viajar a otro país para ser atendidos. La Comisión Europea estima que al menos la mitad de estos pacientes tiene problemas para que sus recetas sean reconocidas en otros países de la Unión Europea (UE).

La propuesta de directiva europea incluye una serie de elementos comunes informativos, detallados en el anexo, aunque no influyen en la apariencia de la receta, el formato o el lenguaje utilizado en la misma. Los puntos nacionales de contacto establecidos por la Directiva de sanidad transfronteriza informarán a los pacientes que lo soliciten acerca de los nuevos requisitos exigidos por la UE.  Para Tonio Borg, comisario de Salud y Consumo, esta aprobación “es un paso más hacia uno de los objetivos principales de esta legislatura: garantizar el derecho de los pacientes a acceder a un tratamiento de calidad en cualquier país de la UE y a obtener el tratamiento que necesitan en el país en el que estén”.