Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

BioCruces validará una posible diana terapéutica contra el cáncer de mama

El estudio pretende comprobar si la fosfatasa PTP-épsilon podría resultar beneficiosa

Martes, 29 de enero de 2013, a las 16:00

Redacción. Bilbao
El Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces ha puesto en marcha una investigación dedicada a la validación de la fosfatasa PTP-épsilon como posible diana terapéutica contra el cáncer de mama, e incluso de otro tipo.  El proyecto, que se llevará de manera coordinada con los especialistas de Oncología y Genética del Hospital Universitario de Cruces, está liderado por Rafael Pulido, profesor de Iberbasque en el instituto.

Rafael Pulido lidera la investigación.

“En nuestras investigaciones en laboratorio hemos realizado la identificación y caracterización de una fosfatasa, PTP-épsilon, que podría resultar beneficiosa para el tratamiento de determinados tipos de cánceres de mama e, incluso, otros tipos de cáncer”, ha señalado Pulido durante la celebración del seminario ‘Las proteínas fosfatasas como nuevas dianas terapéuticas en la terapia oncológica’.

Tomando como base estos resultados de investigación básica, el experto va a liderar la puesta en marcha en BioCruces de una línea de investigación encaminada a la validación clínica de esta posible diana terapéutica contra el cáncer. “Vamos a obtener muestras tumorales procedentes del Biobanco Vasco para la Investigación con el fin de determinar la expresión de esta proteína fosfatasa en personas que han padecido cáncer de mama”, ha explicado.

Durante el proceso, que se va a realizar de manera coordinada con especialistas en Oncología y Genética del Hospital Universitario Cruces, se buscará corroborar en la realidad los buenos resultados obtenidos in vitro.

“De confirmarse nuestra línea de trabajo, una validación clínica positiva podría dar resultados, por un lado, para mejorar el diagnóstico efectivo de cáncer; y, por otro, si se verifica en la clínica que esta proteína fosfatasa favorece la aparición de tumores, el desarrollo de fármacos que inhiban su función. Es decir, tratamos de obtener resultados tanto en el diagnóstico como en el tratamiento del cáncer”, ha indicado el experto.