Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Becerril alaba a Valcárcel por responder a las demandas sanitarias de los afectados en Lorca

Al margen de las quejas relacionadas con los seísmos, la mayor parte de las demandas al Defensor del Pueblo están relacionadas con los recortes en prestaciones sanitarias

Lunes, 15 de julio de 2013, a las 16:19

Redacción. Murcia
La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha asegurado que el Gobierno regional ha contestado "en todo momento" a los requerimientos e informaciones relaciones con el proceso de reconstrucción de la ciudad de Lorca tras los terremotos de 2011, sobre todo los referentes a centros sanitarios, asistenciales y educativos, además de viviendas y personas afectadas por los seísmos.

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril.

En este sentido, el 75 por ciento de las recomendaciones de la oficina del Defensor del Pueblo son tenidas en cuenta por las administraciones "que en muchos casos, rectifica, corrige o acelera una decisión". En el caso de la Región de Murcia, y al margen de las quejas relacionadas con los seísmos, la mayor parte de las demandas al Defensor del Pueblo están relacionadas con los recortes en prestaciones de servicios sanitarios y asistenciales.

En su visita este lunes a Lorca, Becerril ha lamentado el exceso de trámites administrativos y la burocracia a la hora de resolver los problemas de los ciudadanos. A su juicio, "siempre hay un exceso" de burocracia en toda España para tramitar una licencia, una rehabilitación, un crédito o una solicitud, aunque esta circunstancia es "más aguda" en Lorca tras la catástrofe de 2011.

Becerril, que ha sido recibida en el Ayuntamiento de Lorca por el alcalde, Francisco Jódar, después de un encuentro con el presidente la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, en el palacio de San Esteban, ha asegurado que la institución ha recibido más de 800 casos durante los últimos seis meses procedentes de la Región de Murcia, buena parte de los que tienen su origen en Lorca y tienen que ver con la ralentización de las ayudas.