Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:15

Atendidos 3.115 menores en las consultas de salud mental infanto-juvenil en 2009

Navarra cuenta con un circuito asistencial específico e integral para atender los trastornos más graves en la infancia y adolescencia

Miércoles, 16 de marzo de 2011, a las 18:14

María Kutz, consejera de Salud.

Redacción. Pamplona
La consejera de Salud, María Kutz, ha asistido a la presentación del Plan de Actividad en Salud Mental Infanto-Juvenil de Navarra. Han participado, además, el director general de Salud Mental, Victor Peralta, y la directora del Centro de Salud Mental Infanto-Juvenil, Clara Madoz, así como el alcalde de Egüés, José Anastasio Andía, y varios concejales.

En su intervención, la consejera ha resaltado “la especial sensibilidad del Departamento de Salud en la atención especializada a los menores que sufren trastornos mentales”. En este sentido, la consejera Kutz ha destacado que “durante 2009 fueron atendidos en consulta 3.115 menores, 769 en el Centro de Salud Mental Infanto-Juvenil, y 2.346 en los 10 centros de salud mental”.

Por su parte, Clara Madoz ha señalado que “el entorno familiar y los profesionales de los centros educativos son claves en la detección precoz de síntomas que indiquen la existencia de algún tipo de patología mental en los menores”.

Desde 2009 existe un circuito asistencial específico e integral en Navarra para la atención de los trastornos mentales más graves en la infancia y adolescencia compuesto por el Centro de Salud Mental Infanto-Juvenil (actualmente en el centro Natividad Zubieta, en el barrio de la Chantrea), el hospital de día (ubicado en un edificio del Hospital Psicogeriátrico) y la unidad de hospitalización psiquiátrica infanto-juvenil, en el Complejo Hospitalario de Navarra (antiguo hospital Virgen del Camino).

Los trastornos menos graves en edad pediátrica son atendidos en los centros de salud mental, que continúan siendo la principal puerta de entrada para el circuito específico de salud mental infanto-juvenil. El objetivo para los próximos 5 años es que todos los niños acaben siendo atendidos por la red específica y que la derivación pueda ser realizada directamente por pediatría.